NOTICIAS

Publicidad

Devaluación del peso: ¿oportunidad para comprar y viajar a destinos colombianos? Los pros y contras de desplazarse a frontera

Movilizarse entre Tulcán y la vecina ciudad colombiana de Ipiales tomaba hasta tres horas debido a la congestión vehicular. Normalmente toma unos 15 minutos.

La devaluación del peso colombiano frente al dólar cautiva a los ecuatorianos que los fines de semana visitan Ipiales en planes y 'tours' de compras. Foto: El Universo

Publicidad

Tulcán

El precio del dólar frente al peso colombiano es indetenible y podría superar los 5.000 por $ 1 en los próximos días, según avizoran especialistas económicos de la frontera. El martes, por ejemplo, se cotizó $ 1 en 4.990 pesos, alcanzando su máximo histórico.

A punto de romper la barrera de los 5.000 pesos, la dinámica comercial en Ipiales, en la frontera con Ecuador, no es la misma de hace siete años, cuando en esa época el bum comercial movilizaba a más de 45.000 personas de diversas partes del Ecuador los fines de semana.

Publicidad

Juan Benavides, experto económico, explica que la depreciación de la moneda colombiana frente al dólar obedece a los temores que genera una probable recesión mundial, notándose que el dólar creció un 10 % en el 2022 frente a otras monedas.

Consejos para comprar con dólares en Colombia

Otra de las causas internas es la transición del Gobierno derechista de Iván Duque al régimen izquierdista del presidente Gustavo Petro, en que se depreció el peso colombiano en un 25 %.

El 2015 fue uno de los años en los que más de 15.000 vehículos ecuatorianos arribaban desde varias provincias del país cada día los fines de semana a Ipiales en planes de compras, aprovechando el diferencial cambiario entre el dólar y el peso colombiano.

Publicidad

En ese año, a partir del 9 de mayo, el dólar americano comenzó a dispararse frente al peso colombiano: se cotizó $ 1 en 2.360 pesos en el mercado oficial, y alcanzó el techo más alto el 15 de diciembre, cuando se valorizó $ 1 en 3.356 pesos, algo que provocó una gran avalancha de compradores.

Movilizarse entre Tulcán y la vecina ciudad colombiana de Ipiales tomaba hasta tres horas debido a la congestión vehicular, pese a que existe una distancia de 11,4 km que se recorren normalmente en entre doce y quince minutos.

Publicidad

La devaluación de la moneda colombiana, los descuentos y promociones cautivaron a los millares de connacionales que, atraídos por la conversión de la moneda y los favorables precios, efectuaban largas travesías, incluso desde el sur y el oriente ecuatoriano, para comprar en Colombia.

Harold Delgado, expresidente de la Cámara de Comercio de Ipiales (CCI), recuerda que los almacenes, centros comerciales, restaurantes y sitios de estacionamiento colapsaban frente a la gran demanda de compradores de Ecuador.

Modernos centros comerciales ofertan más de un centenar de marcas extranjeras de ropa y calzado. Foto: El Universo

Las autoridades de tránsito incluso cerraban las principales vías del casco comercial para facilitar la movilidad, convirtiendo en peatonales esas arterias. Ese año fue aprovechado por la bonanza que provocó el péndulo comercial en la frontera, enfatiza Delgado.

Según el histórico de la CCI, los ecuatorianos facturaban cada fin de semana aproximadamente $ 1 millón en compras, alimentación, hospedaje y otros servicios, siendo los televisores, celulares, equipos tecnológicos, electrodomésticos, repuestos de carros, vestuario, calzado, papel higiénico, entre otros, los que más se vendían.

Publicidad

Jeimy Termal, directora de la Cámara de Comercio de Ipiales, insinúa que, si continúa la escalada del dólar, en diciembre de este año el número de visitas de ecuatorianos podría acrecentarse y superar el del 2015, ya que comprar en esa ciudad tiene muchos beneficios.

Las ventajas del cambio de moneda siguen siendo atractivas

En el 2022, la historia se repite, pero hasta esta semana sin la misma intensidad de aquel año (2015). Ahora la dinámica es diferente, pese a que el peso colombiano desde hace varias semanas superó la barrera de 4.500 unidades por cada dólar.

Los comerciantes ipialeños coinciden en que ahora el escenario es distinto, debido a que los compradores de Ecuador ya no pernoctan en la vecina ciudad colombiana, sino que deciden permanecer por horas, es decir, realizan las compras y retornan inmediatamente a sus ciudades de origen.

La clientela ecuatoriana además ha logrado una gran experticia en el manejo de la moneda colombiana, especialmente quienes utilizan tarjetas de crédito o débito, apostándole con calculadora en mano a los productos más convenientes.

Filandia, el pueblo de Colombia que se alegra desvalorización del peso frente al dólar

Jairo González, comerciante de Medellín, cuenta que las actuales ventas no son las mismas del 2015 y 2016, pero reconoce que ha aumentado el número de visitantes. Asegura que desde hace un mes los ecuatorianos no solo llegan los viernes, sábados y domingos, sino entre semana.

Termal confiesa que varios artículos han subido de precio argumentando que los insumos, materias primas y varios electrodomésticos son adquiridos en dólares en el extranjero.

Una libra de café que costaba 7.000 pesos ahora tiene un valor de 13.000, evidenciando que la inflación va cuesta arriba. Varios productos de la canasta familiar han sufrido un ligero incremento; sin embargo, para Termal, los ecuatorianos que viven en la frontera continúan realizando sus compras semanales en Ipiales, porque hay una diferencia considerable entre las dos monedas (dólar y peso).

Agrega que la guerra entre Rusia y Ucrania también pasa factura no solo a Colombia, sino a todos los países del mundo, que son dependientes de las materias primas y de la producción de esos países.

El pasado viernes, sábado y domingo, los sitios de estacionamiento de esa ciudad permanecieron copados por automotores de placas ecuatorianas, de diversas provincias.

Nelson Arroyo, quien llegó de Quito, dice que es preferible llegar y guardar el vehículo para evitar cualquier tipo de sanción o robo.

Los ejecutivos de la Cámara de Comercio de Ipiales recomiendan que los automotores deben ser guardados en lugares de parqueo vigilado para evitar cualquier contingencia, y no dejar paquetes ni pertenencias cuando estacionan los autos en las calles.

Una de las recomendaciones a los ecuatorianos que viajan a Ipiales es guardar sus vehículos en parqueaderos después de arribar a esa ciudad. Foto: El Universo

Cámara de Comercio de Tulcán sostiene que no es ventajoso comprar en Ipiales por los riesgos

La Cámara de Comercio de Tulcán (CCT) sortea una campaña que deja entrever que no es tan beneficioso comprar en el vecino país; no obstante, hay ecuatorianos que sí ven ventajas comparativas en los precios.

Álex Chamorro, presidente de la CCT, señala que los electrodomésticos o equipos informáticos aprehendidos por los vigilantes aduaneros ecuatorianos en Rumichaca son recuperados luego de cancelar los tributos correspondientes en el Servicio Nacional de Aduanas (Senae), rubros que multiplican su valor.

La retención no solo demanda dinero en efectivo para el pago de tributos, sino de tiempo que deben utilizar quienes fueron sorprendidos por los vigilantes aduaneros con mercaderías que intentaban pasar bajo la figura de contrabando.

Una vez retenida la mercadería, se inicia una serie de tortuosos trámites aduaneros, en los que el reclamante debe legalizar el ingreso al país de televisores, equipos informáticos o electrodomésticos y demás que pretendía internar el viajero de forma irregular, efectuando el pago de los correspondientes aranceles.

Otra de las alertas es la dificultad para acceder a las garantías y servicio técnico en caso de que existan fallas en los equipos comprados en Ipiales o Pasto. El comprador tendría que nuevamente retornarlos a Colombia y efectuar una serie de trámites para lograr su refacción o cambio.

Pasar un televisor, refrigerador, lavadora, cocina, entre otros, tiene un costo de entre $ 50 y $ 60 que cobran los denominados pasadores, quienes los transportan informalmente por trochas fronterizas hacia Tulcán.

El euro cae frente al dólar a causa de la crisis de gas de Rusia en cifras no vistas desde hace veinte años

Una vez en esta ciudad (Tulcán), el propietario tiene que superar los controles aduaneros sorpresivos móviles ubicados en Guagua Negro, La Paz, Salinas, Calderón y en la ruta Tulcán-Quito, que son los más frecuentes.

Pero algo que debe tener muy en cuenta el ecuatoriano en el momento de comprar con tarjeta de crédito o débito es que en algunas cadenas de almacenes no respetan la conversión oficial del dólar, irrespetando la tasa del mercado internacional.

Por ejemplo, cuando $ 1 se cotizó en 4.800 pesos colombianos, en Alkosto el mismo dólar fue recibido en las cajas en 4.300, es decir, 500 puntos menos, resultando falso que había ese beneficio en el precio oficial.

En los almacenes y negocios de la zona central, en toda compra hay un recargo de un 5 %, que corresponde, según indican los propietarios y administradores, a la transacción financiera de los bancos colombianos.

Devaluación, especulación y alza de la gasolina

Benavides, consultor de Ipiales, sostiene que el impacto de la devaluación del peso colombiano frente al dólar genera inestabilidad en los precios de los productos; a eso hay que sumarle la especulación y el alza de los combustibles que se registra desde las últimas horas.

Este economista de profesión explica que, pese a estos fenómenos, los valores siguen siendo ventajosos para los ecuatorianos y perjudiciales para los colombianos, ya que una cosa es ganar y pagar con moneda estadounidense y otra comprar y recibir salarios en pesos.

En la fronteriza ciudad de Ipiales funcionan más de 8.000 locales comerciales agremiados a la Cámara de Comercio. Foto: El Universo

El martes, la gasolina subió de 8.400 a 10.000 pesos, advirtiendo este incremento que los costos de los artículos y productos que son movilizados desde el interior de Colombia sufrirán un nuevo incremento.

Miguel Rojas, periodista de Caracol, comenta que en Ipiales los precios de comestibles elaborados con harina, trigo y otros insumos importados suben cada semana, algo que desespera a esa población, que siente los estragos de las políticas económicas del nuevo Gobierno y los efectos del alza del dólar.

Rojas Ortiz señala que las previsiones de los expertos económicos de la frontera es que el dólar cierre en diciembre de este año con un valor superior a los 5.200 pesos, avizorando una bonanza económica para el sector comercial que favorecerá a los ecuatorianos, pero con precios que variarán semanalmente.

Los tours de compras desde la Sierra a Ipiales no se han detenido. Pagando un valor de $ 25 por persona desde Riobamba, Salcedo, Ambato, Latacunga y $ 20 desde Quito, hay ecuatorianos que llegan a la frontera.

Estos viajes relámpago de un día incluyen visita a los centros comerciales, un desayuno y un recorrido al Santuario de Las Lajas, considerado uno de los cinco destinos turísticos más importantes de Colombia.

Termal explica que los artículos más comprados por ecuatorianos fueron celulares y otros rubros de tecnología.

Estos son los productos colombianos que más demandan los ecuatorianos en Ipiales

Con la cercanía del Mundial de Fútbol, los televisores son los más solicitados: uno de marca Samsung de 50 pulgadas se vendió en $ 480; mientras que uno de 55 de marca TLC, en $ 432; y un TV Samsung de 55 alcanzó un valor de $ 670.

Turismo desde Pasto

Colombia se ha convertido en un nicho del turismo para los ecuatorianos, especialmente por los precios favorables de los paquetes hacia varias ciudades y regiones del vecino país.

El alto valor del dólar permite acceder a tours que en moneda estadounidense pueden adquirirse a partir de $ 250 por persona. Las agencias de viajes ofertan planes desde Pasto hacia Cartagena, Eje Cafetero, San Andrés, Manizales, Cali, entre otras ciudades.

Estas ofertas incluyen viajes con tiquetes de avión, alimentación, hospedaje en hoteles tres estrellas, bebidas y desplazamientos. Los últimos meses y los feriados en Ecuador han sido aprovechados por los connacionales para visitar territorio colombiano.

El alto valor del dólar permite que los ecuatorianos que llegan a esta zona puedan acceder a grandes ofertas turísticas y no solo comerciales. Foto: El Universo

Los paquetes no contienen el traslado a Pasto, ciudad que está a 86 km del puente internacional de Rumichaca. Esto tiene un valor de 15.000 pesos en bus ($ 3,15). Desde esa urbe, el viajero debe tomar un taxi y desplazarse hasta el aeropuerto de Chachagüi pagando 60.000 ($ 12,50).

Las agencias de viajes de Ipiales y Pasto estiman que más de 10.000 turistas ecuatorianos han utilizado en este año sus servicios y presagian que con 1 dólar de 5.000 pesos aumentará el número de viajeros en los tres últimos meses del año.

Aunque aclaran que durante la temporada alta, especialmente en diciembre, las ofertas se triplican, porque hay una alta demanda de visitantes que son colombianos.

Los miércoles, jueves y viernes son evidentes las colas de ecuatorianos legalizando en las oficinas de Migración de Ecuador y Colombia en Rumichaca su salida. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad