La mañana de este martes 23 de noviembre de 2021 se realizó la sesión de Concejo Metropolitano de Quito en la que se conoció en primer debate el proyecto de Ordenanza para el presupuesto del Municipio en el 2022.

Esta ordenanza debe ser aprobada en dos debates, la fecha máxima que tiene el Concejo es el 10 de diciembre. El presupuesto previsto para el siguiente año es de $ 734′684.028,28. En relación con el año anterior, tendrá una disminución del 6 %.

El concejal Eduardo del Pozo, presidente de la Comisión de Presupuesto, señaló que aunque ese será el valor que manejarán, la asignación podría cambiar para diferentes entidades o empresas.

El proyecto de ordenanza presentado no contiene los valores que dejarán los proyectos que no alcanzarán a ser ejecutados en este año y que podrían ser incluidos en el año que viene.

Publicidad

Además, aseguró que existirá un aumento por el arrastre de valores por cobrar que tendrá el Municipio de Quito, “este ha sido un año atípico que no ha permitido ejecutar los presupuestos asignados a las diferentes empresas”, enfatizó Del Pozo.

También informó que no se modificó el informe de presupuesto entregado por la anterior administración, para realizar cambios a partir de las observaciones que emitan los ediles. Algunos valores sufrirán cambios de acuerdo con los incrementos solicitados por las nuevas dependencias y empresas que iniciaron informes sobre el estado de estas.

Este presupuesto será dividido en $ 122′726.427,67 para el Metro de Quito; $ 317′060.000 para inversión (obras y proyectos a ejecutar) y cerca de $ 294′900.000 para el gasto corriente (pago de planillas a funcionarios municipales y gastos administrativos).

Este gasto corriente equivale al pago de sueldos de los cerca de 22.000 trabajadores que forman parte de las diferentes dependencias e instituciones municipales, equivale al 40 % de todo el presupuesto anual.

El alcalde Santiago Guarderas explicó que este proyecto fue entregado el 10 de septiembre, antes de asumir la Alcaldía y entregar las nuevas dependencias, por lo que se debieron realizar “depuraciones” para cumplir con su plan de gobierno.

Por ejemplo, este plan entregado por la anterior administración, en el sector de Seguridad y Gobernabilidad, que corresponde al Cuerpo de Agentes de Control y la Secretaría de Seguridad, propone la disminución del 1 % en el nuevo presupuesto. En el 2021 fue de $ 28′950.337,23. Para el 2022 se solicitaba que fuera de $ 28′755.907,37.

Publicidad

En otro sector como el de la Agencia de Coordinación Distrital de Comercio, este presupuesto tenía un aumento del 57 %, pasando de $ 4′148.580,89 a $ 7′483.788,82.

Guarderas también puntualizó que la compra de renuncias para los funcionarios que han solicitado sí se realizará en este año y el próximo.

El concejal Fernando Morales pidió que en este presupuesto sean tomados en cuenta los valores que se destinarían a las parroquias rurales. “No de manera populista, sino en obras ejecutables. No sé en qué estado están esos valores ni cómo se están ejecutando, pero si el Concejo tiene la voluntad de destinar recursos a las parroquias, este es el momento”, aseveró.

El edil también mencionó que actualmente el Municipio tiene el 42,67 % de ejecución del presupuesto 2021, “los funcionarios pueden recuperar esa ejecución que heredó el nuevo alcalde, están a tiempo si trabajan sin dormir, sin descansar, con todo el respeto que merecen”, añadió.

La vicealcaldesa Brith Vaca dispuso en cada uno de los puestos de los concejales una rosa de color naranja, en conmemoración al Día de la No Violencia contra la Mujer. (I)