Independientemente de lo que se decida este miércoles 1 de diciembre respecto a la recusación que planteó el cesado alcalde Jorge Yunda contra el juez Fabián Fabara, uno de los integrantes del Tribunal de Juicio del caso por peculado ocurrido en la adquisición de 100.000 pruebas para detectar COVID-19 por parte de la Secretaría de Salud del Municipio de Quito, la reinstalación de la audiencia de juzgamiento en esta causa podría darse en 2022.

En la sala 6 del piso 3, en la Corte Provincial de Justicia de Pichincha, los jueces Wilson Lema y Patlova Guerra instalaron, a las 10:30, una audiencia para resolver si la demanda de Yunda contra Fabara tiene fundamento o, por el contrario, tiene que ser desechada. Ambos jueces provinciales son parte del Tribunal de Juzgamiento en la causa por peculado y no fueron recusados.

En manos de dos jueces provinciales está el decidir si se acepta o no la recusación planteada por Jorge Yunda

La defensa de Yunda, Édgar Molina; la del juez Fabara, Xavier Flores; y la del procesado Enrique Buchelli, Pablo Encalada, piensan que, independientemente de lo que se decida sobre la demanda de recusación, la audiencia de juzgamiento en el proceso penal por peculado no se instalará inmediatamente, sino que tomará un tiempo para la nueva convocatoria, la cual podría darse los primeros días del próximo año.

Los caminos legales que tiene la recusación son que se acepte o que se la niegue. De darse el primer caso, el juez recusado será remplazado por otro dentro del Tribunal; mientras que, de darse el segundo caso, el magistrado seguirá en conocimiento de la causa y se retomará la audiencia desde el día en que se suspendió, es decir, el día 16.

Publicidad

El abogado del juez Fabara explica que, de aceptarse la recusación, cosa que él cree que no sucederá, porque no existe fundamento fáctico ni jurídico en la demanda, deberá sortearse otro juez para que remplace en la causa, que obligatoriamente volverá al día uno. Al tiempo que demorará el sorteo, el abogado le suma el tiempo que llevará el coordinar las agendas de tres jueces que no solo tienen otras audiencias preestablecidas, sino también otras que van ingresando.

Además, Flores ve una paradoja en este caso, de aceptarse la recusación. Para él, si se recusa a Fabián Fabara y se acepta la demanda, no solo saldría él, sino también dejarían el caso los jueces Guerra y Lema, porque ellos no pueden repetir la audiencia, ya que estarían contaminados”. Ineludiblemente comienza de cero y con un nuevo tribunal. “El efecto es la pérdida de tiempo, el desgaste de la administración de justicia”.

Quito. 22/10/2021. El exalcalde Jorge Yunda (c), dentro del proceso por peculado, planteó una demanda de recusación contra uno de los jueces del Tribunal de Juicio que lleva la causa, ante una supuesta parcialidad. API/El Universo. Foto: El Universo

En el caso de que se niegue la recusación de Yunda, Fabara continuaría con la competencia en el proceso de juzgamiento, pero se volvería a tener el problema con el agendamiento, pues ya existe previamente un cronograma establecido de agendas de los jueces Lema, Guerra y Fabara para las próximas semanas. Eso significaría encontrar un tiempo en esas agendas para disponer que se reinstale la audiencia de juzgamiento.

El tema de agenda de los jueces se ha visto incluso en esta demanda de recusación. Los jueces Lema y Guerra programaron para este lunes 1 de diciembre la audiencia para conocer el planteamiento de Yunda, pese a que los abogados del exalcalde interpusieron la recusación contra Fabara el 21 de octubre pasado, es decir, casi un mes y medio después de que se ingresó la demanda.

Los abogados del exalcalde recusaron a Fabián Fabara argumentando no solo su parcialidad dentro de la diligencia, sino también que lo que buscaba supuestamente el juez era sentenciar en la causa por tráfico de influencias en lugar de peculado, delito por el que se abrió una instrucción fiscal a mediados de febrero pasado.

Para Édgar Molina, parte de la defensa de Yunda, este es un juicio de recusación específicamente contra Fabara, debido a que él estaba no solo “anticipando criterios, interrogando, contrainterrogando, orillando a los peritos y testigos” a que digan lo que el juez quiere escuchar, sino también por la intención de que los procesados por peculado sean sentenciados por el delito de tráfico de influencias.

Publicidad

Molina asegura que lo único que buscan es que un juez imparcial dirija la audiencia y sentencie por el delito que es, y no que se invente delitos a conveniencia o intereses propios.

Flores, por su parte, defiende la facultad legal que tienen los jueces de hacer preguntas aclaratorias y niega que las preguntas hechas por su cliente son manifestación de opinión dentro de la causa, que reflejarían un sesgo o que hay una especie de animadversión en contra del exalcalde.

Para el abogado, las preguntas aclaratorias son la oportunidad que tiene el juez para nutrirse y llenarse de información sobre lo que está diciendo un testigo o un perito.

Recusación presentada por Jorge Yunda en caso por peculado hace que el proceso de juzgamiento sufra demoras

La defensa de Fabara no entiende cómo la parte demandante dice que desde el 6 de octubre último ya Fabián Fabara era un juez parcial y recién presentan una recusación el 21 de octubre pasado.

“¿Por qué no presentaron la demanda el 7 de octubre? ¿Por qué esperaron a que pasen varios días de un juzgador no imparcial para presentar la demanda? Es decir, esperaron que pasen tres semanas de desarrollo de audiencia para que consideren que el juzgador no estaba siendo imparcial”, se preguntó Flores, quien afirma que, a criterio personal, la demanda de recusación es una medida dilatoria.

Marcelo Icaza, otro de los abogados de Yunda, dice que no es una medida dilatoria la demanda planteada, sino que es una acción legal. Él aclara que solo se ha demandado a uno de los integrantes del Tribunal y que, de aceptarse la acción, solo Fabara debería dejar el caso, cuya audiencia de juicio vuelve a cero.

La audiencia

La audiencia de recusación arrancó con la intervención inicial de Édgar Molina en representación del cesado alcalde de Quito, y del abogado Xavier Flores de parte del juez Fabara. El análisis se centró en si debía darse una reproducción total de los audios que mantiene como prueba la parte demandante, es decir, los audios de los quince días de audiencia en el caso por peculado, o si solo se haría la reproducción de la parte pertinente.

Los jueces suspendieron la diligencia por cerca de 40 minutos. La decisión que adoptaron los jueces Lema y Guerra fue que solo se reproduzca la parte pertinente. Ese hecho generó oposición de la defensa de Fabara, quien dijo que no se había adjuntado el medio de prueba desde la parte demandante y que los están dejando en indefensión, porque no conoce cuáles son los hechos introducidos en ella.

Pese a la posición de la defensa del juez provincial, los jueces que analizan la recusación dieron paso a que en audiencia se reproduzcan los audios en la parte pertinente, como se dispuso.

Cerca de las 13:00 se suspendió la audiencia nuevamente y se ordenó que se la reinstalará a las 14:30 para escuchar tres audios que faltan y que fueron autorizados a ser presentados como parte de la prueba para la demanda de Jorge Yunda.

En la reinstalación de la diligencia se escucharon los audios restantes y tanto los abogados de Yunda como la defensa de Fabara expusieron los fundamentos para justificar cada uno de sus posiciones. Tras más de dos horas de exposiciones, cerca de las 17:00, los jueces Lema y Guerra volvieron a pedir un receso, pero esta vez era para entrar a deliberar lo escuchado en la jornada de audiencia.

Los jueces pidieron a las partes procesales que no abandonen la sala, pues hoy mismo se dará a conocer la resolución sobre la demanda de recusación presentada (I)