De acuerdo con un informe publicado en China CDC Weekly por el Centro Chino de Control y Prevención de Enfermedades, matemáticos chinos afirman que el gigante asiático no puede permitirse levantar las restricciones de viaje sin vacunas más eficaces o tratamientos especiales más efectivos.

Utilizando datos de agosto de Estados Unidos, Gran Bretaña, España, Francia e Israel, los matemáticos evaluaron los resultados potenciales si China adoptara las mismas tácticas de control de la pandemia que esos países, concluyendo que las consecuencias serían un brote “maviso” de COVID-19.

Puntualmente, los nuevos casos diarios de China alcanzarían al menos 637.155 si adoptara la estrategia de Estados Unidos para hacer frente a la pandemia, según el informe.

Así, los casos diarios llegarían a 275.793 si China si implementara la misma estrategia que Gran Bretaña, y 454.198 si imitara a Francia, apunta el informe.

Publicidad

“Las estimaciones revelan la posibilidad real de un enorme brote que, con toda seguridad, supondría una sobrecarga para el sistema médico”, señala.

“Nuestros hallazgos han supuesto una clara advertencia de que, por el momento, no estamos preparados para adoptar estrategias de “apertura” basada en la inmunidad de rebaño derivada de la vacunación que defienden algunos países occidentales”, dice.

Política de tolerancia cero

Los matemáticos han advertido que sus estimaciones se basaban en cálculos aritméticos básicos, y que se necesitan más modelos para estudiar la evolución de la pandemia si se eliminan las restricciones de viaje.

China ha mantenido una política de tolerancia cero ante COVID-19, señalando que la capacidad de contener los casos locales cuando se detectan, supera los esfuerzos de localizar, aislar y tratar a los infectados.

China informó de 23 nuevos casos confirmados de coronavirus al 27 de noviembre, frente a los 25 del día anterior, informaron este domingo autoridades sanitarias locales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer el viernes una nueva variante de COVID-19 bajo el nombre de “ómicron”, detectada en Sudáfrica con un gran cantidad de mutaciones y catalogada como “preocupante”, lo que ha llevado a algunos países a imponer restricciones de viaje. (I)