NOTICIAS

Publicidad

La NASA rastrea trayectoria de un pequeño asteroide más de tres horas antes de su impacto en Canadá

Es la sexta vez en la historia que se rastrea un pequeño asteroide en el espacio antes de impactar en la atmósfera de la Tierra.

Esta fotografía de lapso de tiempo fue tomada por el astrónomo Robert Weryk cerca de su casa en Londres, Ontario, Canadá. Foto: ROBERT WERYK

Publicidad

En las primeras horas del sábado 19 de noviembre, los cielos sobre el sur de Ontario, Canadá, se iluminaron cuando el pequeño asteroide 2022 WJ1 atravesó el cielo sin causar daño en lo alto de la atmósfera de la Tierra, se rompió y probablemente dispersó pequeños meteoritos sobre la costa sur del lago Ontario.

La bola de fuego no fue una sorpresa para los astrónomos, pues que lo vieron venir y siguieron su trayectoria. Así, el sistema de evaluación de riesgos de impacto Scout de la NASA calculó dónde golpearía.

Con aproximadamente 1 metro de ancho, el asteroide se detectó tres horas y media antes del impacto, lo que convierte a este evento en la sexta vez en la historia que se rastrea un pequeño asteroide en el espacio antes de impactar en la atmósfera de la Tierra.

Publicidad

La NASA tiene la tarea de detectar y rastrear objetos cercanos a la Tierra mucho más grandes que podrían sobrevivir al paso por la atmósfera de la Tierra y causar daños en el suelo, pero esos objetos también se pueden detectar con mucha más anticipación que los pequeños como el asteroide que se desintegró sobre el sur de Ontario.

Estos pequeños asteroides no son un peligro para la Tierra, pero pueden ser una prueba útil para las capacidades de defensa planetaria de la NASA para el descubrimiento, el seguimiento, la determinación de la órbita y la predicción del impacto.

“La comunidad de defensa planetaria realmente demostró su habilidad y preparación con su respuesta a este breve evento de advertencia”, dijo Kelly Fast, gerente del programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria (PDCO) en la sede de la NASA en Washington.

Publicidad

Agregó que “tales impactos inofensivos se convierten en ejercicios espontáneos del mundo real y nos dan la confianza de que los sistemas de defensa planetaria de la NASA son capaces de informar la respuesta al potencial de un impacto grave de un objeto más grande”.

El asteroide fue descubierto por el programa de investigación Catalina Sky Survey, financiado por la NASA, que tiene su sede en la Universidad de Arizona en Tucson, en la tarde del 18 de noviembre durante las operaciones de búsqueda de rutina de objetos cercanos a la Tierra.

Publicidad

Las observaciones se informaron rápidamente al Minor Planet Center (MPC), la cámara de compensación reconocida internacionalmente para las mediciones de posición de pequeños cuerpos celestes, y los datos se publicaron automáticamente en la página de confirmación de objetos cercanos a la Tierra.

El sistema de evaluación de riesgos de impacto Scout de la NASA, que es mantenido por el Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la agencia en el sur de California, obtuvo automáticamente los nuevos datos de esa página y comenzó a calcular la posible trayectoria del objeto y las posibilidades de impacto.

CNEOS calcula todas las órbitas conocidas de asteroides cercanos a la Tierra para proporcionar evaluaciones de los posibles riesgos de impacto en apoyo del PDCO de la NASA.

Siete minutos después de que se publicara el asteroide en la página de confirmación, Scout había determinado que tenía un 25 % de probabilidad de impactar contra la atmósfera terrestre, con posibles lugares de impacto que se extendían desde el Océano Atlántico frente a la costa este de América del Norte hasta México.

Publicidad

Luego, la comunidad astronómica proporcionó más observaciones, incluidos astrónomos aficionados en Kansas, para refinar mejor la trayectoria del asteroide y la posible ubicación del impacto.

Los objetos pequeños como este solo pueden detectarse cuando están muy cerca de la Tierra, por lo que si se dirigen a un impacto, el tiempo es esencial para recopilar tantas observaciones como sea posible”, dijo Shantanu Naidu, ingeniero de navegación y Scout. operador en JPL.

“Este objeto se descubrió lo suficientemente temprano como para que la comunidad de defensa planetaria pudiera proporcionar más observaciones, que luego Scout usó para confirmar el impacto y predecir dónde y cuándo iba a golpear el asteroide”, agregó.

Mientras Catalina seguía rastreando el asteroide durante las próximas horas, Scout usó estos nuevos datos para actualizar continuamente la trayectoria del asteroide y la evaluación del sistema de la posibilidad de impacto, publicando esos resultados en la página web del sistema de evaluación de peligros.

Muchos astrónomos revisan la página web de Scout durante toda la noche para determinar los asteroides más importantes para rastrear.

Un grupo de astrónomos aficionados del Observatorio Farpoint en Eskridge, Kansas, siguió el asteroide durante más de una hora, proporcionando datos adicionales críticos que permitieron a Scout confirmar una probabilidad de impacto del 100% y determinar la ubicación esperada de la entrada atmosférica sobre el sur de Ontario a las 03:27 a. m. el 19 de noviembre.

Con más de dos horas restantes antes del impacto, hubo tiempo para alertar a los científicos en el suroeste de Ontario sobre la brillante bola de fuego que ocurriría.

Finalmente, se recopilaron un total de 46 observaciones de la posición del asteroide, la última realizada solo 32 minutos antes del impacto por el telescopio de 88 pulgadas (2,2 metros) de la Universidad de Hawái en Mauna Kea. Como se predijo, a las 03:27 a. m., el asteroide atravesó la atmósfera de la Tierra en un ángulo poco profundo y se rompió, probablemente produciendo una lluvia de pequeños meteoritos y sin dejar daños en la superficie.

Se informaron docenas de avistamientos a la Sociedad Estadounidense de Meteoros, y los científicos que fueron alertados sobre la predicción de Scout pudieron fotografiar la entrada atmosférica del asteroide. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad