NOTICIAS

Publicidad

Asamblea Nacional busca una agenda que tenga conexidad con las mesas técnicas en que participan Gobierno y organizaciones sociales

El Parlamento aún espera la respuesta de los mediadores entre el Gobierno y la Conaie, para incorporar a las mesas a sus delegados en calidad de veedores.

En esta semana, el presidente de la Asamblea Nacional, Virgilio Saquicela, espera presentar oficialmente la agenda legislativa para los próximos diez meses. Cortesía Foto: Christian Medina

Publicidad

La Asamblea Nacional expondrá su nueva agenda legislativa que, a diferencia de la presentada por la anterior administración, espera conectarse con los temas expuestos en las manifestaciones de junio y que se gestionan a través de las mesas técnicas entre el Gobierno y los movimientos sociales.

En esta próxima semana, según anunció el presidente del Parlamento, Virgilio Saquicela, se presentará oficialmente la agenda legislativa, aunque dijo que ya está en marcha por los proyectos que fueron tramitados y aprobados en las últimas dos semanas. También espera una respuesta desde la Conferencia Episcopal Ecuatoriana para que asambleístas delegados de las comisiones especializadas permanentes se incorporen como veedores de esos diálogos.

Construcción de la agenda legislativa devela incumplimientos en la presentación de informes de proyectos de ley

Los voceros de las cinco bancadas legislativas consideran que debe haber un diálogo entre Ejecutivo y Legislativo, y que los temas que se incluyan deben tener acuerdos mínimos entre ambos.

Publicidad

Saquicela sostiene que si bien la agenda no se ha presentado oficialmente, la legislatura está caminando en ella, pues es el resultado de las reuniones con los jefes de las bancadas y los presidentes de las comisiones.

La hoja de ruta que espera presentar tiene al menos cuatro ejes temáticos: protección de los derechos humanos, colectivos, de la naturaleza y seguridad; reactivación económica y generación de empleo; desarrollo social, salud, educación y cultura; y, fiscalización. Estos asuntos estarán contenidos en más de 25 proyectos de ley que ya están en trámite.

El poder legislativo, añade el titular de la legislatura, está inmerso en algunas temáticas relacionadas con pueblos y nacionalidades como la distribución de una parte de las regalías petroleras hacia las comunidades, y esos proyectos los abordará la Asamblea. Luego de la paralización lo positivo es que reconozcan los derechos grupos sociales que estuvieron en la protesta.

Publicidad

El socialcristiano Esteban Torres espera que la agenda se encauce en tres grandes temas: empleo, seguridad y sector productivo, y para ello todas las bancadas con sus proyectos planteados encuentren puntos medios y de esa forma agilizar su aprobación.

Las reuniones previas de los jefes de bancadas y los presidentes de comisiones permitieron dilucidar el estado del trámite de leyes, lo que se tendrá que trabajar es cómo canalizar lo que está planteado e incluso retomar aquellos proyectos que están presentados en el periodo anterior.

Publicidad

“Hay demasiadas leyes presentadas y sería inoficioso presentar nuevas leyes; la idea es que aquellos proyectos represados se aceleren y ojalá salgan con el mayor consenso posible”, reitera.

Torres considera que para evitar los vetos debe participar activamente la bancada del Gobierno, porque no sirve de nada que pase la revisión por la comisión y se apruebe en el pleno y luego sea vetado por el Ejecutivo.

La legisladora por la Izquierda Democrática Wilma Andrade sostiene que la nueva agenda legislativa tiene que dar un primer paso: procesar de manera clara los temas gruesos que fueron tratados en las protestas de junio pasado, y luego ver cuáles de esas temáticas se articulan con las diferentes comisiones.

Añade que en el escenario hay dos temas importantes como la seguridad social y los porcentajes que deben revertirse de la renta petrolera hacia las comunidades indígenas, y la Asamblea puede definir, de manera técnica, cuánto significa eso.

Publicidad

Otro asunto que tiene que contener la agenda es el tema laboral, donde el sector indígena y campesino podría abrir una puerta en la mesa técnica porque ellos también son víctimas de un código laboral obsoleto y que no haya modalidades distintas de contratación de personal, remarca la legisladora de la ID.

Darwin Pereira, del sector de Pachakutik rebelde, habla de que la Asamblea debería emular lo que está pasando en las mesas técnicas del Gobierno con la Conaie, porque son una muestra clara de que luego de haber grandes diferencias se puede llegar a acuerdos con base en el diálogo.

Que es saludable que el pleno de la legislatura haya decidido poner observadores en las mesas para sintonizarse con lo que discuten, y si algunos de esos acuerdos requieren de legislación o reformas a leyes vigentes, esos proyectos tendrán que ser calificados y tramitados con la prioridad que requiere, anota.

La nueva Asamblea debería sintonizarse, según Pereira, en tres grandes temas: seguridad, salud y educación, y con ello reajustar la agenda legislativa. Si en los diez meses se pueden entregar leyes relacionadas con las tres materias, se habría contribuido a la solución de la crisis.

La asambleísta oficialista Nathalie Arias, de la Bancada Acuerdo Nacional (BAN), precisa que la agenda legislativa en construcción debe tener una duración poco menos de diez meses y además debe priorizar lo que quedó pendiente de la agenda denominada Minka por el Ecuador, que planteó Guadalupe Llori, expresidenta de la Asamblea.

Los ejes planteados inicialmente por Saquicela, relacionados a lo económico, social, seguridad y derechos humanos y la lucha contra la corrupción, son bastante aceptables, afirma Arias, pero en caso de que haya temas que se identifiquen más adelante con las mesas técnicas se deben ir sumando a esa agenda.

También es partidaria de que armen mesas técnicas dentro de las comisiones legislativas con los equipos de asesores que permitan proponer textos lo más consensuados posibles para asegurar su aprobación y evitar vetos.

Juan Cristóbal Lloret, de la bancada Unión por la Esperanza (UNES), precisa que los temas que se discuten en las mesas técnicas entre el Gobierno y la Conaie aportan en lo coyuntural, pero no son soluciones estructurales o de fondo sobre qué tipo de Estado es el que se requiere frente a las desigualdades.

Que entre los diez temas que se discuten en las mesas técnicas al menos tres puntos tienen que ver con iniciativa legislativa y están relacionados con lo laboral, donde UNES presentó proyectos de ley que están siendo procesados; así también, en el tema de alivio de deudas existe un proyecto de iniciativa de la bancada a la que se pertenece, y otra que tiene que ver con garantizar los presupuestos para salud y educación.

Estas iniciativas deben incluir en la agenda y ser tratadas con prioridad, anota Lloret, quien revela que hablaron con el presidente de la Asamblea para agilizar su aprobación. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad