Congelar los precios de los combustibles es el pedido que se hace desde organizaciones sociales al gobierno de Guillermo Lasso, y un llamado a encaminar un diálogo para encontrar alternativas para promover el ingreso de recursos para paliar la crisis económica.

Después de la manifestación convocada el miércoles último por el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), a la que se plegaron otros grupos, en contra del incremento gradual de los precios de los combustibles, sus dirigentes hicieron una evaluación.

José Villavicencio, presidente de la Unión General de Trabajadores (UGTE), parte del FUT, calificó como exitoso el llamado que se extendió en 20 provincias y al que campesinos, agricultores, dirigentes indígenas y estudiantes se sumaron, lo que “demuestra que hay un sector importante que le está exigiendo al Gobierno correcciones en las decisiones que está tomando”.

Entre estas correcciones, Villavicencio indicó que el presidente Guillermo Lasso debería congelar por decreto ejecutivo los precios de los combustibles al precio actual (que tuvo un nuevo incremento el 11 de agosto) y entablar un diálogo para buscar alternativas de ingresos a las arcas fiscales.

Publicidad

La propuesta es, dijo, “cobrar impuestos a aquellos que los evaden, que el Gobierno decida que el que más tiene más pague, lo que tiene que ver con que paguen impuestos aquellos que tienen recursos en paraísos fiscales; y, combatir la corrupción en la práctica, porque no hay plata para el pueblo, pero nos siguen robando”.

También expresó que se deben revisar los contratos petroleros y de las telefónicas “que pasan por una voluntad política. Sí hay alternativas para que no se siga golpeando al pueblo con los precios a los combustibles”.

Por su parte, Gary Espinoza, presidente de la Confederación de Nacionalidades de Indígenas y Negros (Fenocin), afirmó que se deben congelar los precios de los combustibles, pero además derogar los decretos ejecutivos que dispusieron la fijación por un sistema de bandas.

“Planteamos que congelen los precios y que las nuevas bandas de los precios se discutan en una mesa técnica en la que nos podamos poner de acuerdo las organizaciones sociales y los transportistas”, opinó Espinoza.

Coincidió en que para generar ingresos al Estado deben revisarse los contratos petroleros y con las telefónicas, y cobrar los impuestos a aquellos que los evaden.

“El Gobierno debe sensibilizarse y sintonizar con lo que el pueblo está planteando, porque este tema no solo compete a los transportistas, sino a todos”, añadió.

Publicidad

Para hacer escuchar sus demandas, se está planificando implementar un frente nacional con un llamado a la “unidad” para propender a un diálogo.

Villavicencio adelantó que el próximo lunes se realizará una reunión entre la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), el Frente Popular, el FUT, la UNE y otros sectores con ese objetivo.

“Hemos ratificado la predisposición de sentarnos a una mesa de diálogo con el Gobierno, en la que escuchen las propuestas y demandas. Si no se escucha, una alternativa será continuar en las diferentes acciones que se resuelvan el lunes”, dijo.

Espinoza, cuya organización era afín al correísmo, señaló que están “estableciendo nexos en una conversación y diálogo” con la Conaie, la Federación de Indígenas Evangélicos (Feine) y otras “para formular una unidad de fortaleza para exigir al Gobierno que cumpla”.

“Si tenemos que ir a una paralización total, tendremos que hacerlo. Porque no hay otra medida. Los gobiernos no han entendido el mensaje y quieren que las cosas se hagan como ellos se plantean. El Gobierno debe de sensibilizarse y sintonizar con el pueblo”, enfatizó el dirigente. (I)