Mientras Pablo Romero, secretario nacional de Inteligencia (Senain) en el gobierno de Rafael Correa, sigue a la espera de que se resuelva la apelación a la sentencia de nueve años de cárcel que recibió como autor mediato del plagio de Fernando Balda, la Fiscalía avanza con diligencias en la investigación previa abierta contra él por el supuesto mal uso de recursos públicos para el secuestro de activista político ecuatoriano en Colombia.

El 18 de noviembre último, la fiscal general, Diana Salazar, dispuso varias diligencias, entre ellas, oficiar al hoy Centro de Inteligencia Estratégica, antes Senain, para que remita a la Fiscalía copias certificadas de la información de carácter desclasificado concerniente a las operaciones “Guayacán” y “Wilson”. En este caso se estaría tras hechos que configurarían el delito de peculado.

Tribunal de la CNJ emite su tercera sentencia de culpabilidad por el secuestro de Fernando Balda, mientras Rafael Correa sigue prófugo

Durante el proceso judicial por el plagio de Balda, el cual ocurrió en Bogotá (Colombia) en 2012, la Fiscalía señaló que había existido una planificada y sistematiza ejecución de las operaciones Guayacán y Wilson, que consistían en verificar, identificar y establecer las acciones que mantenía Fernando Balda en ese país.

En esos seguimientos se habrían usado recursos públicos de Fondos Especiales de la entonces Senain, para, supuestamente, así evitar que las autoridades de control puedan identificar la ilicitud de esos actos y el destino de esos fondos públicos, sostenía la Fiscalía General.

Publicidad

En su momento, el abogado de Balda, Felipe Rodríguez, señaló que la Contraloría General del Estado debía determinar cuánto dinero público se destinó para contratar a los secuestradores de Fernando Balda, para pagar pasajes aéreos de los agentes, de los secuestradores y además se defina la existencia de indicios de responsabilidad penal que den paso a un proceso por peculado.

QUITO. Durante la lectura de la sentencia en el caso Balda, el abogado Diego Chimbo (d) dialoga con sus defendidos, Jéssica Falcón y Raúl Chicaiza. Ambos fueron condenados a 21 meses de prisión.

Romero presentó el recurso ordinario de apelación adjuntando como prueba nueva lo dicho desde Argentina en rueda de prensa, el 31 de agosto de 2020, por el exagente de inteligencia Raúl Chicaiza, quien también fue sentenciado en esta causa, junto con la exagente Jéssica Falcón, a una pena reducida por la cooperación eficaz que dio a la Fiscalía.

El 14 de agosto de 2020, de forma unánime los jueces Iván León, Dilza Muñoz y David Jacho condenaron a Romero como autor mediato del delito de plagio, luego que determinaron que la antes Senain “obró con el ánimo de causar daño” y que su conducta “fue dolosa”. La sentencia se basó en el delito de plagio tipificado en los artículos 188 y 189, numeral 4, del Código Penal anterior, hoy calificado como secuestro en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), en el artículo 161.

Rafael Correa por el plagio de Fernando Balda mantiene un llamado a juicio en suspenso, pues este delito no se puede juzgar en ausencia y el exmandatario desde que dejó el poder en Ecuador, mediados de 2017, se encuentra radicado en Bélgica.

Hace pocos días, el expresidente Correa escribió en su cuenta de Twitter: “Pablo Romero va a tener 2 años absurdamente preso, por no vender su conciencia. Le ofrecieron de todo para involucrarme en caso Balda, y se negó a hacerlo. Los presos deberían ser Trujillo (+), exfiscal Pérez Reina, y tantos otros farsantes”.

La defensa del exsecretario de la Senain asegura que dentro de esta investigación previa que existiría en la Fiscalía, hasta el momento no han sido llamados a comparecer o rendir versión. Pablo Romero permanece en el Centro de Privación de la Libertad de El Inca, ubicado en Quito, desde el 21 de febrero de 2020 que llegó a Ecuador, luego de ser extraditado desde España.

Publicidad

Operaciones “secretas”, según la Fiscalía

En Ecuador y Colombia hubo sentencias que confirman que el activista político Fernando Balda fue secuestrado en Bogotá, Colombia, en 2012.

Para la Fiscalía, el secuestro a Fernando Balda, a través de la operación Balón o Wilson, tuvo su antecedente en la denominada operación Guayacán que planificó la entonces Senain para asistir a una reunión de políticos y activistas en Medellín (Colombia), en el salón Guayacán del hotel Las Lomas, a la que asistieron el expresidente Álvaro Uribe y Fernando Balda. Allí se infiltraron inicialmente el hoy exagente Raúl Chicaiza y posteriormente Jéssica Falcón.

Según la Contraloría, sostuvo Fiscalía, para financiar las dos operaciones se utilizó dinero de los fondos especiales de la Senain a través de dos cheques girados a nombre de Raúl Chicaiza, por $ 10.000 y $ 11.800. Además, se habría conocido a través de la información desclasificada por la desaparecida Secretaría de Inteligencia que existe un documento que detalla que $ 43.300 se usaron en una operación denominada Secuestro.

Archivos de Senain hablan de la operación ‘Guayacán’

Cronología de las operaciones Guayacán y Wilson

1.- Entre el 3 y el 7 de mayo de 2012, Raúl Chicaiza como agente de la Senain y por orden de Pablo Romero, subsecretario de la Senain, viaja a Medellín (Colombia) para, dentro de la operación Guayacán, hacer seguimientos a Fernando Balda en una reunión de políticos y activistas.

2.- El 9 de mayo de 2012, Raúl Chicaiza, alias Ratón, hace el informe 001 de la operación y le da a conocer a Pablo Romero. Romero entrega esos datos al entonces presidente Rafael Correa, quien lo felicitó, por medio de Romero, y usó la información obtenida en Colombia en el enlace 274 del 2 de junio de 2012.

3.- El 6 de junio de 2012, Raúl Chicaiza conoce que Rommy Vallejo, asesor en temas de seguridad de Rafael Correa, estará en Bogotá. Ese mismo día se produce un primer intento de secuestro contra Fernando Balda.

4.- El 29 de junio de 2012, Raúl Chicaiza viaja nuevamente a Colombia por orden de Romero, pero esta vez va acompañado de la agente Jéssica Falcón, bajo el nombre de Nicole Betancourt. Falcón informaba verbalmente de todo lo que se daba en Colombia a su inmediato superior, es decir, Romero.

5.- El 6 de agosto de 2012, de operación Guayacán pasa a llamarse Balón o Wilson, la misión cambia de vigilar a Balda en Colombia a traerlo a Ecuador de la forma que sea. Fiscalía dice que la orden la dio Correa, quien aprovechándose de su autoridad dispuso la acción a Romero. La misión cambió porque Balda denunciaba situaciones contra Rafael Correa en redes sociales, un supuesto caso de acoso sexual de Correa denominado caso Mameluco.

6.- El 9 de agosto de 2012, el agente Chicaiza se reúne en Bogotá con las personas que materializarían el secuestro de Balda. El objetivo era que los plagiadores lleven al político a la ciudad colombiana más cercana a Ecuador. Fiscalía sostiene que el pago de las cinco personas se hizo con fondos de gastos reservados del Estado.

7.- El 13 de agosto de 2012, Moisés Pérez, Luis Moreno, Yimmy Navia y Yajaira Valencia secuestran al político Fernando Balda, en Bogotá, cerca de las 21:00. El plagio terminó 40 minutos después, debido a un operativo policial que se generó por una denuncia de un taxista que vio la retención obligada de Balda.

8.- El 14 de agosto de 2012, Raúl Chicaiza ya en Ecuador dice haber recibido la llamada de Carlitos, nombre por el que le reconocía Romero a Rafael Correa. En la llamada aparentemente el entonces presidente le decía a Ratón que estuviera tranquilo, pues él tendrá todo el apoyo político, económico e institucional.