En lo que va del 2021 ya son más de una docena de cajeros automáticos los que han sido vulnerados a nivel nacional. Si bien en la mayoría de los casos los delincuentes no han podido acceder al dinero, la Policía ha detectado a bandas organizadas, modalidades y hasta implementan mejoras con los equipos de seguridad de las entidades bancarias.

Un cajero automático tiene 2 a 8 casetes con billetes. Cada casete suele contener unos 500 a 1.000 billetes, es decir, que puede contener hasta 150.000 dólares.

Una cantidad similar fue robada de un cajero automático ubicado en el Guasmo el año pasado. Ocurrió en octubre y los delincuentes se llevaron 130.000 dólares tras ingresar en la madrugada a un local de venta de artículos para bebé y acceder al equipo.

Este cajero ubicado en el Guasmo fue robado en octubre del 2020. Se llevaron 130 mil dólares. Foto: archivo

Desde entonces este tipo de reportes de robos a cajeros son más frecuentes. A inicios de este año, en 4 de Noviembre y la 11, varios hombres ingresaron a una farmacia en la madrugada para llegar a un cajero instalado ahí. Minutos después de realizar la explosión debieron huir del lugar, pues la detonación fue tan fuerte que los vecinos alertaron a los bomberos. Cuando llegó la Policía hallaron las herramientas, pero no lograron llevarse el dinero.

Publicidad

Hace dos semanas en un centro comercial de la vía a la costa otro equipo fue vulnerado. También se registró una explosión y los delincuentes se llevaron la caja interna con el dinero, pero la abandonaron más adelante sin lograr acceder a los billetes.

En ese caso hubo disparos, pues un guardia de seguridad notó el movimiento extraño junto al cajero, sin embargo, aún no hay detenidos.

Pero un intento de robo casi sacado de una película ocurrió la semana pasada en Milagro. Sujetos perforaron cuatro paredes para ingresar a oficinas de la Cámara de Comercio de Milagro y sustraer dinero del cajero automático del edificio.

José Vargas, presidente de la entidad, declaró a medios locales que cuando llegaron corroboraron que, además del humo, delincuentes realizaron un horado en la parte posterior del local para llegar al área donde reposaba un cajero automático de una firma financiera. Luego se percataron de que los sujetos también hicieron más perforaciones para su cometido en un solar y un local adyacentes. “Todavía no sabemos (si se llevaron dinero del cajero) porque están en las investigaciones”, declaró el dirigente gremial, esta mañana.

En su intento de robo, aparentemente, con algún artefacto pretendieron derretir el acero del cajero para llevarse el dinero acumulado en el interior del él. Aquel hecho derivó en un conato de incendio, que debió ser controlado por bomberos de la localidad, se indicó.

Con estos casos la Policía ha establecido tres modalidades:

Publicidad

Enlazamientos: usan cables para engancharlos y lo halan con carros para desprenderlos de la base. A veces existe daño al cajero, pero no logran robar el dinero.

Oxicorte: usan oxígeno y un químico para hacer cortes en la estructura. A la temperatura adecuada se hace un corte exacto en los metales.

Las explosiones: usan oxígeno y otro gas para crear una explosión controlada. La detonación debe zafar al cajero de su base de sujeción y luego intentan con las sueldas autógenas abrir las cajas fuertes y llevarse el dinero. Ese tipo de equipo se ha hallado en la mayoría de los robos reportados desde el año pasado.

Bombas autógenas como esta son usadas para abrir la caja interna del cajero automático tras una explosión. Foto: archiv

Con este incremento miembros de la Policía Judicial trabajan con los equipos de seguridad de los bancos. El coronel Walter Villarroel, jefe de la PJ de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), dijo que han puesto persona de civil cerca de los cajeros expuestos en calles poco transitadas para analizar cómo operan las bandas y que se analiza cómo mejorar la seguridad en el equipo que contiene el dinero.

Villarroel indica, además, que existen investigaciones abiertas por cada intento de robo que se ha dado y que han establecido que las bandas realizan estudios detallados de los cajeros, días en los que se cargan, horarios de atención en negocios cercanos, rutas de escape y hasta las cámaras de seguridad en el sector.

Detenidos en Quito

El robo de cajeros es un delito común en Chile y este año nueve hombres de ese país han sido detenidos en Quito relacionados con robos en cajeros. El 26 de mayo pasado en el norte de Quito cuatro chilenos fueron detenidos cuando intentaban robar el dinero en tres cajeros automáticos. Los extranjeros ingresaron por una puerta de metal e hicieron un orificio en la pared para llegar a las máquinas, pero el ruido alertó a un guardia que llamó a la Policía.

Dos meses después, en julio pasado, dos chilenos más fueron detenidos cuando abrían otro cajero en Machachi. Ahí los policías recuperaron 20.000 dólares. (I)