“Ya no se pude dormir tranquila. En mi casa vamos a poner una cerca eléctrica por seguridad, porque a varios vecinos les han robado los tanques de gas y otras cosas que han dejado en sus patios. Todavía no se ha escuchado de que los ladrones se hayan metido a las habitaciones. Los robos han pasado en la madrugada y la gente se da cuenta en la mañana. Da miedo. La policía hace pocas rondas”.

Así es como Susana (nombre protegido) describe la inseguridad que se vive en el barrio donde habita, ubicado en el norte de Quito. Ella cuenta que los robos a las viviendas, e incluso a personas que caminan por las calles, empezaron este año. Antes su vecindario era tranquilo, dice Susana.

Según la Fiscalía General del Estado (FGE), los robos son los delitos predominantes. A escala nacional, de acuerdo con cifras de la Fiscalía y el Ministerio de Gobierno, entre enero y agosto de 2021 se registran 39.170 casos, que incluyen robos a personas, a domicilios, de vehículos, de motos, a unidades económicas, y de bienes accesorios y autopartes.

Muertes violentas y robos aumentaron este año en las provincias costeras que ahora tienen control militar

Esa cifra representa un incremento del 30 % si se compara con los 30.130 robos del mismo periodo del 2020. Los delitos contra personas son los que más han aumentado.

Publicidad

Más allá de las estadísticas oficiales, a diario en los medios de comunicación y en las redes sociales se exponen videos y fotografías de la violencia que se vive en las calles del país. Unos casos son más graves que otros. Y no solo se presentan en barrios empobrecidos, sino también en lugares que son o eran, aparentemente, menos peligrosos.

En cuanto a homicidios intencionales, los registros del Ministerio de Gobierno confirman que este año ha habido más muertes de este tipo. Mientras que de enero a septiembre de 2020 hubo 919, para igual lapso de 2021 los homicidios crecieron a 1.753.

Estado de excepción: Guillermo Lasso dice a policías que el gobierno les respalda y asumirá su defensa legal

Cientos de vidas son segadas a propósito. Solo en septiembre pasado se produjeron 320 homicidios, lo que representa una variación interanual de 204,8 %.

El aumento de la inseguridad fue lo que motivó al Gobierno a declarar el estado de excepción, el pasado 18 de octubre, a través del Decreto Ejecutivo 224. En las provincias de Pichincha, Santo Domingo de los Tsáchilas, Guayas, Esmeraldas, Santa Elena, Manabí, Los Ríos, Sucumbíos y El Oro hay la disposición de que militares y policías se movilicen.

En Pichincha predomina el robo a personas. Ya sea en el transporte público, en un vehículo privado, caminando por la calle, paseando por el parque o permaneciendo en casa, la sensación de inseguridad es constante.

“Cuando voy en el bus evito sacar el celular, porque no sé si ese rato alguien me lo quita. Aunque igual me robaron cuando tuve el teléfono guardado en la mochila. No me di cuenta sino hasta que me bajé del bus y vi mi maleta cortada. Es horrible esa sensación de impotencia”, narra Marco (nombre protegido), quien fue víctima en junio de este año, cuando se dirigía a un centro comercial del sur de Quito.

Publicidad

Qué significa el estado de excepción contra el delito en Ecuador

En Pichincha, el robo a personas, así como el de bienes accesorios y autopartes, se ha disparado. Del primer delito se registran 3.743 casos en la actualidad, cuando el año pasado fueron 2.941. El segundo delito pasó de 814 eventos, en el 2020, a 1.082, en el 2021.

Los homicidios subieron en tres casos de enero a septiembre en relación con el año anterior. Sin embargo, al analizar los datos mensuales se observa que en enero y febrero de 2020 hubo más crímenes. En marzo las cifras de los dos años fueron iguales. Pero en abril la tendencia se revirtió y se reportaron más muertes en 2021, lo mismo pasó en los meses de mayo, junio y septiembre. Y en agosto de 2021 se registraron menos decesos que en el mismo mes del año anterior.

En cambio, en Santo Domingo de los Tsáchilas los robos aumentaron el 24 % frente al año pasado y los homicidios intencionales se incrementaron en el 79 %. De enero a septiembre de 2020 fueron 24 muertes y en 2021 se reportan 43, según los datos del Ministerio de Gobierno.

Varios de los casos de robos han quedado grabado en videos y se han viralizado. En uno de esos se ve a una mujer que lleva una carpeta roja debajo del brazo derecho y revisa su teléfono frente a la puerta de un local comercial. Se la observa parada en un callejón improvisado, porque en la vía se están realizando trabajos.

A pocos metros, en el mismo callejón, un hombre camina en dirección a la mujer, que seguía con la mirada fija en el teléfono. Se acerca a ella. Rápidamente, el sujeto saca de su espalda lo que parece un cuchillo, para amedrentar a su víctima y arrebatarle el celular. Con el dispositivo en sus manos se retira a paso tranquilo por donde ingresó.

De esto fueron testigos dos personas, un hombre y una mujer, que caminaban por el sitio y que se quedaron quietos por la impresión de lo que acababan de presenciar, mientras el ladrón pasaba por su lado.

Todo quedó grabado en el video de 14 segundos de una cámara de seguridad, el cual fue difundido el 22 de octubre por la radio Mega Noticias, de Santo Domingo de los Tsáchilas. El robo ocurrió en el sector del redondel de La Virgen, según el reporte del medio local.

Los robos más frecuentes, y con más crecimiento entre 2020 y 2021, son los cometidos a personas, a domicilios y a vehículos. En tanto, los homicidios tuvieron mayor repunte en marzo, abril y septiembre de este año. (I)