Por su “sólida actuación” en la pelea coestelar del episodio 4 de la temporada 5 del Dana White’s Contender Series, la noche del martes en Las Vegas, Michael Morales Hurtado consiguió que el jefe de UFC (The Ultimate Fighting Championship), Dana White, le otorgue un contrato para poder debutar en la empresa y así convertirse en el segundo peleador ecuatoriano en ser parte del plantel de UFC, uniéndose a Marlon Chito Vera. Así el sitio web de UFC en español destaca el “contundente” triunfo que logró por decisión unánime el orense contra el kazajo Nikolay Veretennikov.

En combate de la categoría peso wélter (170 libras), Morales inició notablemente nervioso y ya luego le tomó el pulso, e incluso intentó derribar a Veretennikov, quien respondió con una certera combinación al rostro. El primer asalto terminó ajustado.

El segundo round fue de Morales. Intercambio de golpes potentes de ambos, Michael intentó un superman punch y consiguió el derribo sobre Nikolay, para trabajar luego el ground and pound, tras un respiro de pie el tricolor logró un segundo derribo y casi finalizó.

El tercer y último round Michael continuó con su trabajo bajo el mismo tenor, mostrando una gran fortaleza, logró un último derribo y más ground and pound.

El de Pasaje superó al ducho de Astana con tarjetas 29-28, 29-28 y 30-27.

Posteriormente, Morales dijo a la televisión anfitriona del evento que “el trabajo era llevarlo al piso y realizar jiu-jitsu” pese a que su fortaleza es la lucha olímpica. “Uno cuando está en la jaula es puro instinto”, explicó.

La esquina del ecuatoriano la integraron el profesor Raúl Arvizu, quien es el entrenador de Brandon Moreno (dueño del cinturón de la categoría peso mosca de UFC) en Entram Gym, y Martín González, recientemente campeón de Combat Jiu-Jitsu México 02. (D)