Recapitulemos. Esto se relaciona con los parónimos y homófonos. Parónimos son los vocablos que tienen semejanza con otras palabras, ya sea por su etimología, escritura o sonido. Ejemplos: adsorber, absorber y absolver.

Los homófonos tienen el mismo sonido, pero su forma y significado son distintos. La diferencia entre estos vocablos puede ser de una letra o también de una tilde, como en parque (espacio con jardines) y parqué (entarimado); bate (palo para jugar béisbol) y vate (poeta); varón (hombre) y barón (título nobiliario).

De acuerdo, ¿pero cómo resolveremos los problemas del título? En «a leer poemas», que se relaciona con poeta, está la clave. A partir de esto se deduce que la frase apropiada es «fui al parque con un vate a leer poemas», pues resulta inusitado que alguien vaya a un entarimado con un bate a leer poemas, a no ser que la tarima esté alta y necesite el palo o pieza de madera para encaramarse.

Ejercítese. Desarrolle destrezas para seleccionar los parónimos y homófonos que exija el contexto. Construya oraciones con estos ejemplos: deshecho (lluvia impetuosa, desaliñado) y desecho (basura, desperdicio); desmallar (cortar los puntos de una malla) y desmayar (desfallecer); hulla (carbón de piedra) y huya (del verbo huir: alejarse rápido); combino (del verbo combinar: unir cosas o asuntos diversos, concertar, ponerse de acuerdo) y convino (del verbo convenir: tener el mismo dictamen); cabo (extremo o punta de algo, cuerda, agarradera, asa) y cavo (del verbo cavar: remover la tierra; madriguera, cóncavo); cayado (báculo, cachava, bastón, garrota o garrote) y callado (del verbo callar; silencioso, reservado, taciturno).

Hasta (no asta) la próxima sesión (no ceción, cesión ni sección). (F)

Fuente: Diccionario de la lengua española (versión electrónica), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.