Es una tradición en el mundo entero donde haya presencia de alemanes. Es una gran fiesta donde se bebe cerveza y se come lo más tradicional de la gastronomía bávara. En Alemania se celebra por más de dos siglos, donde visitantes locales y extranjeros se reúnen en Múnich durante septiembre y octubre para este festejo al que acuden millones de personas.

El Oktoberfest tiene su origen en la boda del príncipe real, quien luego se convertiría en el rey Ludwig, con la princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen, el 12 de octubre de 1810. Y desde 1819 se estableció esta celebración cada año. Y Guayaquil no es la excepción.

Es el Hotel Hilton Colón que presenta desde hace 24 años -en 2020 no se realizó por la pandemia- este festival gastronómico visitado especialmente por guayaquileños y aquellos que pertenecen a la colonia alemana residente en la ciudad. La tradición empezó porque el equipo fundador con el que el hotel se inauguró (1997) en Guayaquil era alemán, que en ese entonces estuvo liderado por el gerente general Franz Moser, el gerente de AyB Volker Goussas y el chef ejecutivo Manfred Krauth.

Publicidad

Estuvimos en el Oktoberfest del Hotel Hilton Guayaquil

Uno de los personajes entrañables de este festival y que es considerado amigo de la ciudad es el chef alemán Manfred Krauth, quien ya no es parte de la plantilla de empleados del Hilton Colón Guayaquil, pero no ha roto lazos definitivamente luego de 23 años de haber laborado allí (años antes venía colaborando con el Hilton Colón Quito). “Desde agosto del 2020 ya no soy parte del rol del hotel, pero he seguido vinculado con ellos en eventos específicos”, dice.

Las personas que asisten al Oktoberfest no pierden la oportunidad de tomarse fotos con Manfred o con los integrantes del grupo alemán Deluxe, visitantes igualmente infaltables en este festival.

Le preguntamos a Manfred dónde y cómo pasó la pandemia. “En Guayaquil, en casa, juntos en familia. Me dediqué a hacer pan y mermelada para los amigos, para distraerme en tiempos de encierro y restricciones”, cuenta quien fuera chef ejecutivo del mencionado hotel.

Desde su salida del hotel, comenta, no ha malgastado su tiempo entre estar en Quito y Guayaquil. “He estado haciendo asesorías en diferentes empresas, jugando tenis y disfrutando del tiempo en familia. Como proyectos prioritarios me he propuesto ayudar a las escuelas gastronómicas del país, dándoles un poco de mi tiempo y mi conocimiento, así como también dar asesoría a fundaciones que tienen interés en la conservación de la naturaleza”.

Publicidad

También se encuentra realizando otras actividades en Ecuador. “Tengo proyectos con la Unión Europea para realizar trabajos con jubilados expertos en diferentes países. Y estoy apoyando a la Cámara de Comercio Alemana en proyectos del Sistema Dual”. Manfred se refiere a la Formación Dual, un sistema educativo con origen y sello alemán que destaca por su propuesta de capacitación 50 % teórica (en aula) y 50 % práctica (en una empresa formadora), una innovadora alternativa para optimizar la formación profesional en Ecuador.

Pero Krauth sigue viviendo en Guayaquil. “Junto a mi esposa Diana, con mis dos hijas: Katrin, que es bióloga, y Melanie, estudiante de Medicina. Y nuestra mascota Oliver”.

¿Ha pensado regresar a Alemania? “Una parte importante de mi vida la he vivido en Ecuador y hemos pensado seguir haciéndolo. Más bien, en el futuro consideraríamos compartir nuestro tiempo parcialmente en Alemania”.

Cada edición del Oktoberfest es esperada por quienes buscan lo más destacado del folclor bávaro, que incluye comida y música. ¿Qué sorpresas hay en esta nueva edición? Manfred lo explica mejor: “La deliciosa y variada gastronomía, que como siempre incluye lo tradicional y algo que se añade cada año para sorprender a nuestros visitantes. El estilo de la decoración también ha variado, aun cuando sigue ambientada al Oktoberfest en Alemania, esta vez tiene iluminación y muchos detalles diferentes. Las gustosas salchichas estilo alemán no pueden faltar, ya que encantan a los amantes del Oktoberfest y, por supuesto, la música y divertida animación del grupo Deluxe desde Múnich, ¡sin ellos nada sería igual!”.

Publicidad

Krauth preserva gratos momentos de las ocasiones en que se ha celebrado el festival. “Somos excelentes amigos (con los integrantes del grupo Deluxe). Por muchos años hemos compartido la felicidad al celebrar el Oktoberfest. Es una fiesta que he disfrutado mucho cada año y de la que guardo los mejores recuerdos”.