Violet Constance Jessop es conocida por su sobrenombre Miss Inhundible. Y es que esta mujar sobrevivió a tres naufragios durante su vida: el del Titanic, el del Britannic y el del Olympic. Jessop nació en Argentina, pero sus padres eran irlandeses.

La vida de Jessop no solo es reflejo de la pura supervivencia, sino que conforma un excelente retrato de las clases trabajadoras en Occidente a comienzos del siglo XX.

Los padres de Violet, William y Katherine Jessop, formaban parte de la oleada de inmigrantes irlandeses que llegó a Argentina a finales del siglo XIX. Ella nació el 2 de octubre de 1887 cerca de Bahía Blanca, en el sur de la provincia de Buenos Aires, donde su padre trabajaba como pastor de ovejas. Era la mayor de seis hermanos.

Su padre falleció cuando ella tenía 16 años, por lo que su madre hizo que la familia migrara a Inglaterra. Aquí, Jessop empezó a trabajar como camarera naviera del Royal Mail Line.

Publicidad

El primer naufragio

En 1908 trabajó en el barco Orinoco de White Star Line, la compañía naviera de pasajeros más poderosa de Inglaterra. Comenzó trabajando en el First Majestic y después fue transferida al Olympic.

El 20 de septiembre de 1911, el Olympic tuvo un accidente en el que colisionó contra el buque de guerra HMS Hawke frente a las costas de Inglaterra. Este primer naufragio no tuvo graves consecuencias, y el barco pudo regresar al puerto de Southampton.

Segundo naufragio

Violet se unió al equipo del Titanic, en el año 1912, a sus 24 años. De acuerdo a su diario íntimo, publicado bajo el nombre de Titanic survivor, aceptó el trabajo por la presión de su familia.

El Titanic impactó contra un iceberg y la conclusión fue el estrepitoso hundimiento del barco y la muerte de más de 1.500 personas. En el momento de la colisión, Violet dormía en su litera. Gracias a su diario conocemos el relato: “Me ordenaron que subiera a cubierta. Los pasajeros paseaban tranquilos. Las otras camareras y yo miramos cómo las mujeres se aferraban a sus maridos antes de que las metieran en los botes salvavidas con sus hijos. Un oficial nos ordenó abordar al bote número 16 para demostrarles a las mujeres que era seguro”.

Antes de que el bote partiera, un oficial lanzó a Violet un bebé que estaba solo en la cubierta. Jessop pasó ocho horas en aquel bote lleno de gente tratando de darle a aquel bebé el calor suficiente para sobrevivir. Finalmente, los rescató el transatlántico RMS Carpathia.

Último naufragio

A finales de julio de 1914 se inició la Primera Guerra Mundial y el Reino Unido movilizó sus recursos, como la puesta en marcha del trasatlántico Britannic. Violet formaba parte de la tripulación de este barco, pero como enfermera de la Cruz Roja.

El 21 de noviembre de 1916, cuando el trasatlántico navegaba por el Egeo, sufrió una gran explosión al toparse con una mina. Esto ocasionó una explosión interior que hundió el barco en 55 minutos, lo que dejó 30 muertos. “De repente, oímos un ruido ensordecedor. Todo el salón se levantó… Me trajo recuerdos no muy distantes de la noche aciaga del Titanic”, indicaba Violet en su diario.

Violet no volvió a trabajar en altamar hasta sus 61 años, pero dos años después se retiró. Jessop falleció a los 84 años por una insuficiencia cardíaca.