La particular fiesta del té que el británico Lewis Carroll recreó en su inmortal Alicia en el país de las maravillas (1865) y que muchos de sus lectores han imaginado o quienes vieron la escena en las películas que se hicieron posteriormente, será una realidad hoy (viernes 24) y mañana (sábado 25), en una performance gastronómica denominada Feliz no cumpleaños, en las instalaciones de Casa Impro, en plazoleta Ceibos (atrás de Fybeca).

La artista gráfica ecuatoriana Carla Bresciani, y quien fuera además finalista del programa Masterchef Ecuador, es la directora de este proyecto que fusiona la gastronomía con el arte.

“Esta idea de la performance gastronómica llevo bastante tiempo cocinándola. Todo el año he tratado de ver la forma cómo fusionar las cosas que más me gustan, como la gastronomía es mi nueva pasión y lo de toda mi vida han sido las artes visuales, las artes plásticas, todo lo que tenga que ver con gestión cultural, traté de fusionar todo esto y un día conversando con los chicos de Casa Impro me dijeron para hacerlo acá y así lo hicimos. Queremos hacer otras interpretaciones de otras películas porque quiero hacerlo mensual. Quiero ir poco a poco despertando la conciencia de las personas mediante todos los sentidos, es despertar un poco más tu conciencia sobre el arte”, dice.

La artista de 32 años asegura, además, que junto con Fabricio Mantilla, productor de Casa Impro, han desarrollado la propuesta. “La dirección yo la manejo, porque es mi idea la que estamos trabajando todo acá, pero esto no hubiera sido posible yo sola porque es todo un equipo humano increíble que está detrás. Somos seis personas”, explica.

Publicidad

De acuerdo a Bresciani, en la propuesta que se desarrolla hoy a las 18:00 y mañana en similar horario, recrean en escena la fiesta del té. “Es el No cumpleaños de Alicia porque me parece superchévere que todos celebren, la verdad, todos los días, es una concepción muy linda sobre la vida, sobre la alegría, la permanencia, sobre muchas cosas y vamos a tratar que la gente sienta que hay que celebrar la vida”, menciona sobre la actividad que contará con música de Víctor Andrade.

En esta propuesta local, Bresciani recalca que todos los participantes (organizadores, artistas y público) tendrán la oportunidad de sentir lo que vivió el personaje de Carroll en este escena. “Todos seremos Alice, obviamente mantendremos los mecanismos de seguridad, pero sí es una gran mesa, tal cual la obra, y los actores que son el Sombrero (Mantilla) y el conejo (Diego Alexander Quiroz) estarán interactuando con las personas, que son espectadores y a la vez participantes de la performance y va a haber actividades lúdicas. Es una propuesta bastante chévere en la que se van a divertir un montón”, señala.

El menú que degustarán durante la hora del té será similar al que se sirve durante un cumpleaños, indica Bresciani. “Habrá tortas, bocaditos, habrá interpretaciones de alfajores, interpretaciones de hayacas, interpretaciones de tortas distintas, va a haber postres un poco fuera de lo común, pero van a quedar superricas y de la mano de la gastronomía ecuatoriana, eso es lo que más me interesa siempre. Tratar de jugar con los elementos de aquí de Ecuador y realizar una gastronomía divertida. Por ejemplo, la hayaca va a ser un chupete y así muchas cositas”, detalla.

Feliz no cumpleaños tendrá una segunda sesión este sábado 25 de septiembre, a las 18:00. El acceso, con previa reserva por medidas de bioseguridad, tiene un costo de $ 30. Las entradas se pueden adquirir en la plataforma @meet2go, en las cuentas de redes de Casa Impro o en la de Bresciani. Más información al teléfono: 097-875-6969.

“Ahorita esta viene a ser nuestra propuesta piloto, pero de ahí vamos a seguir haciendo mes a mes, y si alguien quiere celebrar su cumpleaños o lo que sea también podemos hacerlo para sus eventos. Esto es parte de mi propuesta en Mora Amarilla, mi proyecto de gastronomía creativa en la que me interesa muchísimo que la gente despierte su paladar y trate de concebirlo como algo cotidiano, es gastronomía creativa y flexitariana”, expone.

Mora Amarilla comenzó su actividad hace cuatro años. “Comenzó como una tienda de diseño independiente, luego se convirtió en una cafetería cultura boutique, fue un boom, y de ahí tuve que cerrarla por cuestiones de trabajo y eso se ha transformado en una idea de cambiarlo hacia la cocina y retomé la esencia de Mora Amarilla”, añade.