Hasta que no termine este 6 de diciembre, aun queda tiempo para seguir honrando a Quito. Quedan menos de 3 horas exactamente para que el día termine, pero la producción de Masterchef decidió celebrar intensamente las fiestas de fundación de la capital con los cocineros concursantes de este reality de cocina.

Fue por eso que la caja misteriosa del programa de hoy, luego de hacer volar globitos amarillo, azul y rojo, les anunció preparaciones de formato libre ante la ausencia de ingredientes. Libre, siempre y cuando represente el espíritu quiteño. Para eso, los participantes recibieron 5 minutos en la despensa y 45 para cocinar.

La mayoría de los competidores coincidieron en preparar platillos con mote y ahí surgió el primer conflicto de la noche y solo era el primer segmento de la noche. César arrasó con este ingrediente, lo que generó malestar entre Wilson, Ana y María Laura. Luego, la papa, porque a más de uno se le ocurrió preparar locro de papa.

Los jueces llamaron en primer lugar a Alberta, quien presentó su ¡Viva Quito!, una tortilla de papa rellena de maduro y queso, que llamó la atención durante la preparación.

Publicidad

Luego Matías subió al estrado de los jueces con Son las tres de la mañana, unna combinación de locro de papa, aguacate tempura, crocante de tocino, maiz tostado, queso y crocante de cebolla. El juez Rausch exaltó este platillo, que lo elevó al nivel de su ajíaco natal (pues Jorge es colombiano). “De lejos, es su mejor plato”, le infirió.

Los jueces coincidieron en que Ana ha mejorado sus presentaciones, es decir, el emplatado. Ella perfiló con una fritada de panceta y costilla sazonada con jengibre, ajo tomillo y cebollas; todo esto con una salsa de maní que preparó con ají y vino blanco.

El quiteño Andrés compareció con Quiteño libre 710, evocando la dirección de su hogar en la niñez. Este plato consistió en empanadas de viento con relleno tipo mejido dulce con cebollita y panelita, junto con un locro. El juez dijo que la técnica de locro estuvo buena.

Daniela acudió con sus pristiños bautizados Linda chivita quiteña, acompañados con locro cremoso de papa chaucha y chola, con cebolla, puerro cebolla larga, ajo y cilantro.

En último en ser llamado fue César, quien había acaparado los motes del inicio. Él preparó Yo soy paisano, me voy a Quito, que comprendió chicharrones condimentados con laurel, cebolla blanca y salteados en manteca de cerdo.

Los evaluadores acordaron que la receta de la guayaquileña Alberta le mereció subirse al balcón en esta noche y dirigir el reto creativo con productos de exportación.

Publicidad

Alberta repartió los ingredientes de la noche de la siguientes manera: el aguacate para Ernesto, Margarita, Ma. José; las uvillas para Daniela, Raquel, David; el atún en lata fue recibido por Andres, Camila, Matías; la piña fue a las manos de María Laura, Lee, Carolina; la pitahaya recayó en Ana, Klever, César; y finalmente el brócoli fue concedido a Wilson.

Entre los platos que más llamaron la atención en este proceso fueron a continuación de:

David, con su Sendero al nevado crema pastelera de uvilla con ahumado de semillas de zambo y arándanos.

María Laura, con Debate de chef Raush y yo, ensalada de espárragos, tocino con vinagreta de piña.

Carolina subió al atril con un Ceviche tropical, con piña, paiche aliñado con hierbabuena e hinojo.

Raquel apuntó con Langostinos nadando en uvilla, con un fondo de leche de coco, uvilla y zapallo.

Ana se destacó con De portada, unas tartaletas de pitahayas con crema pastelera.

Wilson finalmente fue llamado al atril a defender su puré de brócoli que acompañó un lomo sellado.

De ellos, el jurado escogió como ganador del reto creativo a David para disputarse con Alberta el pin del chef en el episodio de mañana.