Con una venda en los ojos, un “joystick” en una mano y un teclado en braille en la otra, para “BlindWarriorSven” animar un “stream” (combate) en Twitch parece un juego de niños.

“Me pongo esta venda porque a veces me acusan de no ser realmente ciego”, explica sonriente este campeón del juego “Street Fighter V” respecto a algunos malos perdedores que participan en la plataforma más importante de difusión de partidas en directo.

Sven van de Wege, con cáncer a los 6 años, perdió la vista, pero no por ello renunció a su incipiente pasión por los videojuegos, en particular los de combate.

Basándose únicamente en los sonidos, es capaz de situar a los personajes en la pantalla y describir sus acciones, hasta el punto de convertirse en el campeón de la serie mítica de Capcom, “Street Fighter”.

Publicidad

Un talento que ahora aprovecha en su canal Twitch, lanzado en 2017. La creación de un estudio adaptado a su discapacidad requirió material especializado y, sobre todo, bastante ingenio por parte de este informático holandés, de 35 años.

“Administro mi canal Twitch a través de mi computadora”, explica desde su pequeño estudio situado en su departamento en el centro de La Haya.

El streamer ciego y campeón de Street Fighter V, Sven van de Wege, presenta un directo en su canal de Twitch "BlindWarriorSven" en su apartamento en La Haya el 24 de agosto de 2021. (Foto de Kenzo TRIBOUILLARD / AFP) Foto: -- KENZO TRIBOUILLARD

“Tengo dos computadoras y conecté en cada una un teclado en braille”, añade deslizando sus dedos sobre pequeños puntos blancos que entran y salen del dispositivo en función de lo que supuestamente se lee en la pantalla.

Sin embargo, frente a él, no hay una pantalla. “No la necesito y ahorro en electricidad”, comenta con humor.

Una interfaz compleja que aprendió a dominar a lo largo de los años, al ritmo desenfrenado que le impone la difusión en directo.

“Lo más difícil para mí es fijarme en la ventana de discusión, especialmente cuando hay muchas personas que escriben mensajes, mientras se centran en el juego”, precisa.

Publicidad

“Otros también pueden hacerlo”

Todos los domingos, se enfrenta a sus seguidores en furiosas peleas donde comenta y analiza cada movimiento de su oponente. “Gano alrededor de ocho de cada diez veces”, afirma, orgulloso de haber vencido a los mejores jugadores del mundo en los diferentes torneos en los que participó en todo Europa.

Para alcanzar este nivel, Sven se entrena varias horas al día desde hace años, con el fin de memorizar los efectos sonoros de cada golpe y de cada personaje. Los auriculares “me permiten saber lo que hace mi oponente, cómo debo atacarlo, cómo debo defenderme”, comenta.

Esto no le impide aventurarse en otros tipos de juego, aunque lamenta que todavía muy pocos disponen de opciones de accesibilidad suficientes para jugadores ciegos.

Su canal acaba de pasar los 3.000 suscriptores y muestra entre 40 y 50 espectadores por difusión. Una puntuación más que honorable en una plataforma donde las personas con discapacidad son poco visibles.

En mayo de 2021, Twitch agregó unas 350 palabras clave para ayudar a identificar a grupos específicos, como las personas con discapacidad. Pero estos perfiles siguen siendo muy poco comunes.

Aunque perdió la vista hace 29 años, el nuevo campeón mantuvo su pasión por los videojuegos y hoy lo siguen miles en Twitch.

Para Sven, las mejoras también son posibles en términos de accesibilidad, como “la posibilidad de tener sólo texto en la ventana de discusión”, ya que la reproducción de emoticonos tiende a perturbar su teclado en braille.

Como “afiliado” de Twitch, Sven recibe una remuneración basada en el número de suscriptores a su canal y sus donaciones. Aunque por el momento sólo recibe unas pocas decenas de dólares al mes, espera alcanzar un día el estatuto de “socio”, que podría permitirle, a largo plazo, un ingreso suficiente para hacer de él su profesión.

“Si pensara que estoy ciego, que no puedo jugar a los videojuegos, me habría dado por vencido y no estaría donde estoy. También creo que si yo lo hago, otras personas también pueden hacerlo”, afirma. (E)