Tengo 27 años, llevo casada 4 años y 3 meses y tengo un hijo de 3 años. Mi comportamiento ha cambiado mucho desde que me casé, me enojo con mi esposo o con mi hijo por las travesuras o en el trabajo. Yo trabajo con mi esposo y muchas veces tenemos diferencias y me enojo, así yo tenga la culpa, paso muy estresada y siento que mis nervios están alterados, me tiembla la voz y el cuerpo. Cada vez que me dan estos ataques agredo a mi familia o a mis compañeros. Antes de casarme era la divertida de la familia, la más risueña y la más feliz y no me complicaba con nada. De pronto se debe a las responsabilidades que me llegaron de golpe. Ya casi no salgo a divertirme. He tenido ataques de taquicardia, y mi médico me dijo que era por estrés.

Julia,

Guayaquil

Publicidad

Estimada Julia

Lo primero ya ha sucedido, y es el estar consciente de que tiene un problema, así que la felicito por haberse dado cuenta que las cosas se van deteriorando cada vez más y por lo tanto necesita hacerse responsable de su comportamiento y consecuencias.

Hay muchos detalles que no precisa, lo cual sería muy importante analizar, sin embargo, debe tener claro que es importante aprender el manejo de sus emociones, para ello podría considerar la asistencia de un profesional o personas de apoyo.

Publicidad

Es importante que aprenda a expresar en palabras su malestar o frustración frente a determinados eventos, sin esperar el cúmulo de malestar que la lleve a actuar violentamente. Es común tener desacuerdos, lo importante es aprender a dialogar con su pareja para expresar su malestar y llegar a acuerdos.

Debe separar el tiempo y ambientes de trabajo con los del hogar, es decir, los asuntos del trabajo tratarlos solo en el trabajo. Tener un tiempo para usted, para su recreación, así como la recreación para ustedes como pareja y aparte como familia con su hijo. Busque establecer normas, distribución de tareas y acuerdos previamente, es decir prevenir aquello que le causa irritación.

Publicidad

Dra. Mónica Llanos Encalada,

psicóloga clínica