Uno de los pasos que más olvidan las personas de realizar después de una rutina de ejercicios intensos es alimentarse adecuadamente.

Según Heathline, la capacidad del cuerpo para recuperar glucógeno y proteína se potencia después de un arduo entrenamiento, por lo que es necesario suplirlos para que no se agoten las reservas en el cuerpo que son consumidas en el momento de hacer ejercicio.

Por esa razón, los alimentos indicados para ingerir después de entrenar son proteínas y carbohidratos, que le facilitarán al cuerpo recuperarse y aumentar la cantidad de glucógeno.

El orden de los ejercicios importa, porque debe alternar grupos de músculos e intensidad. Foto: Shutterstock

Las proteínas no solo evitan el daño celular, sino que también le sirven al músculo para reparar la ruptura de la fibra muscular que se trabaja durante la rutina. Junto con los carbohidratos, las proteínas actúan para estimular la secreción de insulina.

Publicidad

Se recomienda consumir de 20 a 40 gramos de proteínas después del entrenamiento, mientras que la ingesta ideal de carbohidratos debería rondar entre 1 y 1,5 gramos por kilo de peso corporal.

Además de proteínas y carbohidratos, puede ser beneficioso para el cuerpo incluir las grasas no dañinas en los alimentos que se consumen después de una rutina de actividad física.

A continuación, una lista de los alimentos clave para el cuerpo después de ejercitarse, propuesta por Business Insider.

Foto: pexels

Queso cottage: el queso cottage tiene la cantidad ideal de proteínas para ayudar con la recuperación del cuerpo después de la actividad física.

Papa: la papa no solo aporta carbohidratos, sino que también es una fuente de energía natural, contiene antioxidantes y es antiinflamatoria.

Sandía: la sandía tiene propiedades antiinflamatorias y es la fruta perfecta para rehidratar el cuerpo, aparte de proporcionar vitamina A y C.

Publicidad

El salmón también es bueno para la salud visual.

Salmón: el pescado contiene vitamina B, omega-3, potasio, selenio y una alta cantidad de proteínas, lo cual ayuda en la recuperación muscular tras el ejercicio.

Huevo: el huevo es también una excelente fuente de proteínas, y su consumo después de una rutina es muy beneficioso para la recuperación del cuerpo y los tejidos después de la actividad física.

Espinacas: la espinaca aporta grandes beneficios al organismo después del entrenamiento. No solo quema la grasa, sino que también contiene vitaminas A, C, K1, hierro y electrolitos.

La 'Guía culinaria del banano' rinde tributo a este tradicional producto agrícola. Foto: La Escuela de los Chefs (cortesía).

Guineos: los guineos también se pueden comer antes del ejercicio físico, pues ayuda a prevenir los dolores musculares y calambres, aparte de contener carbohidratos, fibra, vitaminas B6, C y magnesio.

Frutos secos: los frutos secos y las semillas son perfectos para los huesos y las articulaciones, además de contener proteínas, minerales y ácidos grasos omega-3.

Pan integral: el pan es una fuente excelente de carbohidratos, y también contiene proteínas, fibra, hierro, vitaminas, magnesio y cobre.

Legumbres: las legumbres, como los garbanzos y las lentejas, contribuyen al cuerpo con sus proteínas y minerales. (F)