Dejar de lado el azúcar no es una tarea fácil, no obstante, es de gran importancia regular qué cantidad consumimos de esta para evitar afectos negativos en nuestra salud.

Los altos niveles de azúcar (o más bien glucosa) en la sangre pueden generar una mayor probabilidad de diabetes o hipertensión.

En una publicación del sitio web El Confidencial, Jame Duigan, autor del bestseller Clean and Lean for life, señala que hay algunas claves para disminuir el azúcar en la dieta.

Según Duigan, ninguna de las formas para reducir el azúcar tiene que ver con la privación de otros alimentos. “A menudo, los antojos de azúcar se producen por la falta de proteínas y grasas”, asegura. Para combatir eso, aconseja obtener las proteínas y grasas necesarias con cada comida: “Carnes rojas y más oscuras como las de ternera o cordero, hígado o muslos de pollo que contienen más purinas (compuestos químicos específicos que se encuentran en algunos alimentos) que aumentan la sensación de saciedad y por lo tanto reducen los antojos del azúcar”.

Publicidad

¿Cómo debe ser un plan alimenticio con alimentos reales?

Afirma que también otra opción ideal es incluir carnes más oscuras a la dieta, ya que esto evitará tener tanta hambre inmediatamente después de unas comidas. Recomienda tener en cuenta que la glutamina es importante, porque se trata del aminoácido que reduce las ganas de comer dulce y mantiene saludable al intestino.

Aunque la glutamina la podemos adquirir a través de suplementos vitamínicos, también es posible obtenerla naturalmente de la carne de res, pavo y pollo, son la leche, el yogur, el perejil o el requesón.

El perejil se cultiva generalmente como condimento. Imagen: Pixabay

Los alimentos ricos en cromo también contribuyen a reducir el azúcar en la sangre. Los huevos, los frutos secos y los espárragos están entre las opciones a las que podemos recurrir. Consumirlos antes de la comida o la merienda impulsará la eliminación del azúcar del organismo.

Los alimentos que más engordan y que deberías eliminar de tu dieta

Duigan aconseja también cambiar nuestra mentalidad, dejando de pensar que el azúcar en un amigo o un acompañante. “Es una toxina poco saludable y hará que la grasa aumente las probabilidades de enfermar. Se descompone el colágeno de la piel y aparecen las primeras arrugas de forma prematura”.

“El azúcar no solo te hará sentir con más hambre, también te hará sentir constantemente cansado y lento. No es tu amigo, quiere arruinar tu vida”, concluye.

En un artículo del sitio web Mia se señala que para bajar los niveles de azúcar en la sangre también es importante realizar actividad física regularmente. Además se indican varios alimentos que pueden contribuir a reducir la glucosa.

Publicidad

Nueces

Son el único fruto seco con ácidos grasos Omega 3 de gran alcance en cantidades abundantes, los cuales ayudan a reducir el azúcar en la sangre y a mantener la insulina estable. Aunque los frutos secos son beneficiosos en general, las nueces se destacan.

Canela

Para aumentar la sensibilidad de las células a la acción de la insulina, y además regular la glucemia, se debe ingerir media cucharadita de canela al día. Esta además ayuda a disminuir el colesterol.

Espárragos

No contienen almidón y poseen únicamente 5 gramos de carbohidratos, 20 calorías y casi 2 gramos de fibra por porción. Son ideales para eliminar toxinas, reducir los efectos del envejecimiento y prevenir muchas enfermedades, incluyendo la diabetes.

¿Cómo bajar de peso quitando de la dieta solo dos alimentos?

Vinagre

Tomar dos cucharadas de vinagre antes de una comida puede ayudar a disminuir el impacto del azúcar proveniente de los alimentos. Además, mantiene los alimentos en el estómago por más tiempo, disminuyendo significativamente los niveles de azúcar en la sangre, así como los antojos.

Aguacate

Uno de los alimentos más recomendados cuando se busca bajar los niveles de azúcar en la sangre. Son ricos en ácidos grasos que, entre otras cosas, estabilizan los niveles de insulina.

Huevos

Consumir huevos contribuye a controlar el hambre y el apetito, ya que evita que existan grandes fluctuaciones entre los niveles de glucosa e insulina del organismo. (I)