La testosterona es una hormona esteroidea sexual del grupo de los andrógenos. Es producida principalmente por los testículos en los hombres, siendo la principal hormona sexual masculina.

De esta hormona depende el desarrollo de las características masculinas como: el crecimiento del vello facial, púbico y corporal, el desarrollo de los testículos y la próstata, así como el incremento de la masa muscular.

Además, es importante en la producción de espermatozoides y ayuda a mantener la libido sexual, tal como reseña Men’s Health.

Publicidad

Terapia con testosterona para aumentar el impulso sexual en mujeres: Conoce las ventajas y consecuencias

Acá le mostraremos los mitos más populares sobre la testosterona que ayuda a comprender cuál es la realidad sobre esta hormona.

Mentiras y verdades sobre la testosterona

•El aumento de testosterona potencia la virilidad. Falso

En la actualidad, pese a que esta hormona es esencial en el desarrollo de la virilidad y masa muscular, si no existe un déficit hormonal, su administración no produce estos efectos e incluso puede ser perjudicial.

•La testosterona solo influye a los hombres. Falso

A diferencia de la creencia popular, la testosterona también es importante en las mujeres, siendo los ovarios los principales responsables de su producción. De ahí que la terapia con testosterona se esté empleando en algunos casos de mujeres menopáusicas.

Publicidad

Un buen nivel de testosterona, mantiene la densidad ósea, niveles de los glóbulos rojos óptimos y sensación de bienestar. Foto: Prostock-Studio

•La testosterona disminuye con la edad. Verdadero

Los niveles en sangre de testosterona en hombres experimentan una disminución gradual a medida que aumenta la edad, especialmente a partir de los 40 años, y continúan decreciendo a una tasa promedio del 1.6% por año.

•La disminución de testosterona puede ser patológica. Verdadero

La disminución puede llegar hasta niveles patológicos y, cuando se combina con el descenso de otras hormonas y aparición de síntomas clínicos y se denomina como hipogonadismo de inicio tardío (HIT). Es mucho mayor en pacientes con diabetes, obesidad, hipertensión o con disfunción eréctil.

Publicidad

Con estos cuatro ejercicios y algunos hábitos cotidianos puedes aumentar la producción de testosterona

•El exceso de testosterona puede provocar infertilidad. Verdadero

Tanto si se aplica el tratamiento médico de la TRT como si se realiza una suplementación sin supervisión médica, el exceso de testosterona puede causar efectos negativos como la aceleración del cáncer de próstata preexistente o incluso la infertilidad.

Las mujeres requieren testosterona para cumplir sus funciones y estas son producidas por los ovarios. Foto: VladimirFLoyd

•La suplementación de testosterona es un fármaco anti-envejecimiento. Falso

La principal causa de ello es la publicidad engañosa, donde se vende como un fármaco antienvejecimiento, prometiendo cambios radicales en la calidad de vida del hombre con un aumento de la función sexual, mejora del estado de ánimo o aumento de la masa muscular.

Chip de testosterona: Qué es y para qué sirve este dispositivo de “rejuvenecimiento” masculino que gana popularidad

•La testosterona puede aumentar de manera natural. Verdadero

La forma más segura y eficaz es la realización de ejercicio de fuerza. Para ser efectivo, es importante que el entrenamiento esté adaptado a las características individuales y que sea lo suficientemente exigente, pero que sea posible mantener en el tiempo sin provocar fatiga excesiva o sobreentrenamiento.

A medida que envejece, la terapia con testosterona puede sonar prometedora. Pero hay muchas ideas equivocadas sobre lo que el tratamiento puede y no puede hacer por usted. Foto: golibtolibov

•Los alimentos y vitaminas aumentan la testosterona. Falso

Algunas fuentes afirman que ciertos alimentos, vitaminas o suplementos pueden aumentar los niveles de testosterona, sin embargo, la mayoría de estas afirmaciones están incompletas o incluso no están sustentadas por estudios científicos que lo verifiquen.

Publicidad

Por otro lado, la vitamina D y el zinc son importantes para la síntesis de testosterona, y un déficit de estos micronutrientes puede llevar a niveles bajos de esta hormona.

(I)

Te recomendamos estas noticias