Unas cervezas cambiaron la vida de José Pazmiño. El estudiante universitario terminó las primeras horas de clase en la mañana y tenía libre hasta las 19:00, entonces se fue con sus compañeros a una tienda. “Cuando me di cuenta de que ya había tomado bastante, le dije a mi amigo que nos vayamos en la moto de él”, recuerda. En el viaje, un taxi se les atravesó y ambos salieron volando. José no tenía casco.

El accidente ocurrió en la avenida Mariscal Sucre, que con la Simón Bolívar son las que han registrado mayor número de accidentes de tránsito en Quito. Ambas son vías rápidas de descongestión. La primera atraviesa la ciudad por el eje occidental y la otra, por el oriental.

Óscar Gabela, coordinador del centro zonal de Quito del ECU911, señala que la avenida Mariscal Sucre tiene mayor cantidad de siniestros porque ahí circula más gente. Por ello cuenta con más cantidad de semáforos, cruces y pasos peatonales, lo que se traduce, según el funcionario, en mayor probabilidad de siniestros.

En esa vía, la mayoría de accidentes ocurre a la altura del Centro Comercial El Bosque, en el norte, y en la intersección con la avenida Universitaria, en el centro de la capital.

Publicidad

Publicidad

En este año, hasta el pasado 12 de agosto, el ECU911 reportó 9.241 accidentes de tránsito en la capital. En ese mismo periodo, en el año anterior se registraron 7.266 y hace dos años, 9.788. Este conteo incluye todo tipo de siniestros como arrollamientos, caídas de pasajeros, choques entre vehículos, estrellamientos, pérdidas de carril y volcamientos.

Gabela recalca que la cifra actual muestra un incremento del 27 % de accidentes con respecto al 2020; sin embargo, aclara que el año pasado fue especial pues hubo menos movilidad por a los confinamientos a causa de la pandemia del coronavirus.

Gabela puntualizó que históricamente el mes con mayor cantidad de accidentes ha sido diciembre, debido al aumento de actividades comerciales y festivas.

Autopista mortal

Aunque la avenida Mariscal Sucre es la que presenta más accidentes, la más mortal es la Simón Bolívar. La directora de Seguridad Vial de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT), Pamela Villacrés, explica el porqué: “Esto tiene que ver por el diseño de la vía, cómo se suscitan los siniestros y las velocidades en las que se circula”.

Gabela concuerda con este criterio y sostiene que la avenida Simón Bolívar es una vía más rápida y sin tantas intersecciones como la Mariscal Sucre. “En la Simón Bolívar hay un trancón y no tiene por dónde salir”, subrayó.

Los sectores donde se registra la mayor cantidad de accidentes en esta vía son La Argelia, Puengasí y El Troje, que están en la zona suroriental de Quito. Gabela explicó que se debe a que en ese tramo la velocidad permitida es de 90 km/h y que suele haber neblina.

La Simón Bolívar se extiende desde el límite de la capital con Tambillo, en el sur, hasta el sector de La Pampa, al extremo norte, cerca de la mitad del mundo. Tiene una extensión de 54 kilómetros.

A pesar de que la Simón Bolívar es más extensa, la Antonio José de Sucre le duplica en número de accidentes de tránsito. Entre el 1 de enero y el 12 de agosto de este año, el ECU911 registró 391 siniestros en la Simón Bolívar, frente a los 760 en la Antonio José de Sucre.

Causa de accidentes

Pamela Villacrés explicó que existen tres factores para que se produzca un siniestro:

  • Factor de infraestructura: el estado de los semáforos, la calzada, señalización horizontal, vertical, entre otros elementos de la vía.
  • Factor vehicular: la situación de los vehículos, los mantenimientos preventivos y correctivos, las estrellas en cuanto a seguridad, el buen estado de los cinturones de seguridad y medidas de prevención para niños.
  • Factor humano: A este se aduce un 90% de los siniestros; esto quiere decir que pueden ser prevenibles. Incluye el exceso de velocidad, consumo de alcohol, respeto a la señalización, normas y leyes de tránsito.

En este factor también se encuentran el uso del celular y una nueva razón de accidentes, el estrés de conductores, pasajeros y peatones. “Las personas tienen estrés o fatiga en el tránsito y causan siniestros, no ven las señales de tránsito o los semáforos, por eso se recomienda que antes de manejar el conductor se relaje para no incurrir en accidentes”, sostiene Villacrés.

En el 2021 la Agencia Metropolitana de Tránsito emitió un total de 107.334 citaciones hasta el mes de julio. Las multas más comunes son a conductores que no portan licencia de conducir, seguido por quienes estacionan su vehículo en zonas prohibidas. Después está la citación a choferes que no usan el cinturón de seguridad y no obedecen las señales de tránsito.

Los horarios que presentan los siniestros son variados. En horas pico existe mayor número de vehículos accidentados, pero estos son menos letales. En cambio, los accidentes que suceden en la madrugada resultan más letales, esto se explica porque en esos horarios se imprime mayor velocidad. Además, es el horario en el que conducen las personas que consumen bebidas alcohólicas.

Eso le sucedió a José el día en que tomó mucha cerveza con sus amigos. Luego de que la moto en la que viajaba se chocó con el taxi, salió volando. Se fracturó la mandíbula, se rompió un diente y la cabeza, y sufrió un corte en la vena carótida (arteria que lleva la sangre del corazón a la cabeza). Perdió tres litros de sangre.

Lo siguiente que recuerda es a su madre rodeada de doctores que explicaban el tratamiento y su costo. Hoy tiene la marca de 180 puntos de sutura, una historia difícil de borrar y un registro en la cifra de accidentes en las vías de Quito.