Desde el lunes 18 de octubre empezará la administración de las segundas dosis para la población de 12 a 15 años, si así los padres de familia lo consienten, y se iniciará la vacunación a los menores de 5 a 11 años.

El proceso comenzará con los niños de 6 a 11 años y será progresivo porque para los de 5 años se realizará entre fines de octubre y principios de noviembre.

De 6 a 11 años con 11 meses y 29 días se usará Sinovac con un intervalo de segunda dosis de 28 días.

De 5 años a 5 años con 11 meses y 29 días se utilizará Pfizer con un intervalo de segunda dosis de 21 días hasta 6 meses.

Publicidad

“Con la experiencia que nosotros hemos recibido, la evidencia científica de otros países como Chile y China, pues hemos fundamentado la suficiente cantidad de evidencia como para cubrir a estos menores de edad y sobre todo también por la información que hemos visto en medios de comunicación de brotes que ha habido en poblaciones infantiles, en otros países, que ha producido el confinamiento nuevamente de la población, casos graves de niños, en los cuales requieren hasta terapia intensiva, hemos llegado a la conclusión de que es necesario cubrir a este grupo de edad y protegerlos”, dijo la ministra de Salud, Ximena Garzón, en una entrevista radial.

La inoculación será en los centros educativos, así como en los centros de salud, explicó la funcionaria.

En el primer caso, cada colegio debe remitir el consentimiento informado de los padres de familia hacia la coordinación zonal de salud y se organizan brigadas del Ministerio de Salud Pública, que van a la unidad educativa para administrar la vacuna a la población que está asistiendo.

Para los niños que no están yendo de manera presencial pueden ser llevados por padres de familia o familiares a los centros de salud cercanos a los domicilios.

Habrá el registro correspondiente, para los menores de 12 años no se necesita ningún requisito y para los niños de 5 años se pedirá que hayan cumplido con el esquema regular de vacunación, que si fue colocado en un consultorio médico particular deberán llevar el certificado de las vacunas regulares.

Habrá protocolo de bioseguridad anticoronavirus para ir a actos masivos

Garzón afirmó que la vacuna de Sinovac no tiene ninguna contraindicación, mientras que si los niños tienen antecedentes de alergia a algún componente de la vacuna de Pfizer no pueden recibirla.

Publicidad

Agregó que se hacen contactos con universidades, Cruz Roja y la empresa privada para que haya más acceso a la vacunación.

Con el sector privado, explicó, se busca abrir los puntos de vacunación que fueron habilitados para los adultos y que los hijos de sus trabajadores puedan ser inmunizados ahí.

René Cordero, director general de Operaciones de la Universidad de las Américas (UDLA), dijo que ese centro de educación siempre estará dispuesto a apoyar en un proceso tan importante para la reactivación del país como es el proceso de vacunación.

“Cualquier acción que se presente la coordinaremos con las respectivas autoridades para identificar los espacios de colaboración que el Gobierno necesite, tomando en consideración las actividades académicas en las que se encuentra la universidad”, agregó Cordero.

Henry Yandún, presidente del colectivo Constructores Positivos, que agrupa a 1.000 afiliados del sector de la construcción, mencionó que a ellos aún no les ha llegado algún pedido gubernamental, pero agregó que pueden organizarse rápidamente dado que ya aprendieron a implementar su proceso logístico.

Los antivacuna y su libertad para contagiarnos

Mientras, la vacunación a la población de 12 a 15 años, que empezó el pasado 13 de septiembre, continúa.

Luis Andi, de 12 años, acudió este viernes al centro de convenciones Bicentenario, que se ubica en el norte de Quito.

Fue a ese sitio porque aún en su colegio no los inmunizan y a pesar de que no le gustan las vacunas, por su salud contó que la aceptaba. Recibió Pfizer.

Andi prefiere no volver a la presencialidad, criterio que no comparte Aracely Toapanta, de la misma edad, quien vive en el extremo norte de la ciudad, en el Comité del Pueblo, y aún no había sido convocada por su unidad educativa para recibir la primera dosis. Esperó unos cinco minutos para recibirla.

Mickey Bosques, 12 años, prefirió adelantarse a la vacunación ya que aún no había sido llamado. “Si me da a mí no me va a dar tan fuerte como a otros”, dijo sobre lo positivo de la vacunación.

Gabriela Meza, directora distrital de Salud del Ministerio de Salud Pública, cuya competencia es en la zona norte del Distrito Metropolitano de Quito, indicó que es opcional la colocación de la segunda dosis.

Meza estimó que unas 25.000 personas en ese grupo etario podrían recibir la segunda dosis.

“Se van cubriendo las segundas dosis porque a la par también vamos a aprovechar los espacios para colocar primeras dosis (...) queremos aprovechar que las brigadas nuestras se desplazan y que también se arma toda una logística para el traslado de la vacuna, los estudiantes también, los profesores que intervienen dentro de esta actividad, aprovechamos para poder vacunar las primeras dosis a los niños de 6 a 11 años”, mencionó Meza.

La población de 6 a 11 años es de alrededor de 2′000.000 de niños, en tanto que la de 12 a 15 años es de 1′300.000. (I)