PORTOVIEJO

De las 30 camas habilitadas en áreas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para pacientes con COVID-19 en hospitales de Manabí y Santo Domingo de los Tsáchilas, 21 están ocupadas por pacientes que han ingresado en los últimos días.

Si bien no hay lista de espera de pacientes graves con el virus que causa el COVID-19, según Jessica Barrezueta, directora zonal de vigilancia de la salud pública de coordinación zonal 4 del Ministerio de Salud Pública, se espera que en los próximos días se incrementen los reportes de infectados ante el relajamiento de la aplicación de medidas sanitarias por parte de algunas personas en actividades desarrolladas en el pasado feriado de Difuntos e Independencia de Cuenca.

“Estamos esperando que posterior a dos a tres semanas haya un aumento e incidencia de casos, porque recordemos todo el feriado extenso que ha habido también y que hubo fiestas por todos lados, de que la gente se relajó bastante de las medidas de bioseguridad. Pero estamos ahí, expectantes y vigilantes, tratando de que estos pacientes no lleguen a UCI”, declaró Barrezueta.

Publicidad

Barrezueta reconoció que en las últimas semanas han tenido un ligero repunte en la incidencia de casos de COVID-19, la mayoría pacientes ambulatorios, pero también de personas con casos graves.

Hasta hace un mes el promedio de contagio semanal en Manabí llegaba a 10, pero la semana anterior llegó a 50.

En las últimas cinco semanas en esa provincia se tuvo el reporte de 208 casos de contagio, pero se está a la espera de 430 resultados de muestras que ya fueron enviadas para su análisis.

Durante la primera jornada, vacunación a grupo etario de 12 a 15 años tuvo acogida en Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas y Azuay

Mientras, en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas hay ocho camas en áreas de UCI destinadas para pacientes con COVID-19. Todas están copadas. En Manabí, de las 22 camas habilitadas, 13 están ocupadas por pacientes graves con el virus.

La mayoría de ingresados son adultos mayores que no se han vacunado o apenas se han inmunizado con la primera dosis de la vacuna, se indicó. “Y obedece también a que muchas personas no quieren acceder a la vacunación. Entonces, eso también para nosotros es algo crítico, ya que lo hemos demostrado en todo el proceso: que la vacunación nos ha ayudado muchísimo a disminuir los fallecidos por COVID-19″, señaló Barrezueta.

Por ello, la funcionaria hizo un llamado para que las personas rezagadas acudan a recibir la vacuna, y además a los adultos mayores y quienes padecen una comorbilidad a que se apliquen la tercera vacuna contra el COVID-19, tomando en cuenta que deben pasar seis meses de la segunda dosis para recibir esa dosis de refuerzo.

Publicidad

En caso de que los contagios se incrementen, las autoridades de salud de la coordinación zonal 4 ya analizan un plan alternativo para atender a los pacientes.

“En su momento, aunque esperemos que no suceda, donde llegaríamos a tener un aumento y no tendríamos camas, pues todos los hospitales tendrán que hacer reconversión de camas. Pero actualmente no es el caso, ya que todavía tenemos nueve camas disponibles y no tenemos una lista de espera”, señaló Barrezueta.

Estabilidad en Ambato

La semana anterior, por primera vez en más de un año, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital General Docente Ambato (HGDA) no hubo ni un solo paciente con COVID, señaló el gerente de la casa de salud, Andrés Jaramillo, al descartar que haya evidencia sobre un repunte de casos del virus en esa casa de salud.

Añadió que hasta este miércoles hubo dos pacientes en el área de aislamiento y se esperaban las pruebas para certificar su posible contagio.

Jaramillo comentó que ante la disminución de casos de COVID-19 se atiende a los pacientes con otras patologías y consideró que aún se deben esperar las incidencias que dejó el feriado pasado.

El gerente del hospital lamentó la desobediencia que se evidencia en algunos ciudadanos respecto a las medidas de bioseguridad para prevenir contagios de COVID-19, e insistió en la importancia de que la ciudadanía continúe con el distanciamiento, el uso de mascarilla y alcohol desinfectante. (I)