Enrique (nombre protegido) se puso al día en el pago de las cuotas del crédito hipotecario que tiene con el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) para acceder a una reestructuración de la deuda ya que tenía previsto, además, hacer un abono con el fin de reducir el tiempo o las cuotas.

Su esposa había sido liquidada en medio de la pandemia, por lo que tenían previsto usar la indemnización.

El problema empezó cuando tras ponerse al día en los atrasos de seis meses, en el Biess le dijeron que debía depositar el monto del abono y que luego le dirían el impacto que tendría en las condiciones de su crédito.

“Ni siquiera me hicieron la simulación para ver en cuánto bajaría mi cuota o si pagando lo que venía cubriendo pues en cuánto me bajaba el tiempo”, dice este afiliado de 33 años, quien pidió la reserva de su nombre ya que tiene previsto iniciar acciones legales.

El afectado presentó un oficio ante el Biess en el que narra lo ocurrido y desde entonces se mantiene en mora ya que sus ingresos no le alcanzan para cubrir la cuota de $ 520 que adeuda a 25 años plazo desde el 2017, es decir, debe cancelar hasta el 2042.

Él vive en la casa hipotecada junto con su esposa. Y el dinero de la indemnización ya lo gastaron en otro negocio. “No podíamos invertir ese valor, íbamos a dar un abono de $ 25.000, porque teníamos que conocer primero si conviene o no. En toda deuda, cuando te acercas a querer pagar con el fin de abonar te dicen que si pagas tanto cancelarías esto a un determinado tiempo, pero ellos nunca me dieron esa información. No podía darles a ciegas, que no tenían simulador me dijeron”, afirma.

Hasta el momento no le responden el oficio enviado hace casi un año, por lo que tiene previsto presentar un recurso de habeas data. “Lo mínimo que deberían hacer es facilitar el pago de estas deudas hipotecarias”, dice. (I)