NOTICIAS

Publicidad

Dina Boluarte, la primera mujer en asumir la Presidencia de Perú, tras la destitución de Pedro Castillo

La abogada denunció este miércoles “un golpe de Estado” tras decisión de Castillo de disolver el Congreso.

La abogada Dina Boluarte pronuncia un discurso durante la ceremonia de juramentación como nueva presidenta del Perú hoy, en la sede del Congreso en Lima (Perú). Foto: STR

Publicidad

Actualizado el 

La hasta hoy vicepresidenta de Perú, Dina Boluarte Zegarra, juró este miércoles 7 de diciembre en el Congreso Nacional como nueva jefa de Estado, en reemplazo del destituido Pedro Castillo, y se convierte así en la primera mujer gobernante de la historia peruana.

El actual mandato presidencial debería terminar en julio del 2026.

Vestida de traje con pantalones de color amarillo, recibió el saludo de varios congresistas al tiempo de llegar hasta la sede del poder Legislativo.

Publicidad

El presidente del Congreso, José Williams Zapata, recibió y se calzó brevemente la banda presidencial, que simboliza el mando supremo y asegura sucesión presidencial, antes de entregársela a Dina Boluarte para que asuma como nueva presidenta de Perú.

Quién es Dina Boluarte

Boluarte Zegarra nació en Chalhuanca, Apurímac, al sur del país, y tiene 60 años. Es la última hija de 14 hermanos, y llegó a Lima cuando era muy joven.

Estudió derecho mientras trabajaba en la municipalidad de San Martín de Porres. Al terminar la carrera, y luego de vivir muchos años en México por motivos familiares. Además del título de abogada, tiene una maestría en derecho registral y notarial.

Publicidad

Según su hoja de vida, trabajó en Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) como abogada y jefa de la oficina.

En 2018 fue candidata a la alcaldía de Surquillo por Perú Libertario, nombre que llevaba en aquel entonces el partido fundado por el exgobernador Vladimir Cerrón, detalla RPP. También participó en las elecciones parlamentarias extraordinarias de 2020, con Perú Libre, sin obtener escaño congresal.

Publicidad

Luego formó parte de la plancha presidencial de Castillo, pero ahora llega a la primera magistratura sin ningún asambleísta cercano a ella.

Durante la campaña presidencial, la entonces candidata a la Vicepresidencia indicó que en un eventual gobierno junto a Castillo, los limeños acomodados durante la pandemia, iban a dejar de serlo.

La clase media acomodada limeña seguramente dejará de ser clase media acomodada”, indicó. “Debemos de darnos cuenta de que el Estado está ausente”, agregó.

Entre julio de 2021 y noviembre de 2022 también se desempeñó como ministra de Desarrollo e Inclusión Social del Perú.

Publicidad

La abogada denunció este miércoles “un golpe de Estado” tras decisión de Castillo de disolver el Congreso e instaurar un gobierno de emergencia.

“Rechazo la decisión de Pedro Castillo de perpetrar el quiebre del orden constitucional con el cierre del Congreso. Se trata de un golpe de Estado que agrava la crisis política e institucional que la sociedad peruana tendrá que superar con estricto apego a la ley”, indicó Boluarte en Twitter.

La vicepresidenta está habilitada a asumir la presidencia en forma interina luego de que esta semana una comisión legislativa archivó una denuncia en su contra por una presunta infracción constitucional.

Fue denunciada ante el Congreso por la Contraloría por ejercer un cargo en una entidad privada al mismo tiempo que es funcionaria, algo que la ley peruana prohíbe.

Según la Contraloría, Boluarte firmó documentos como presidenta del Club Departamental Apurímac _integrado por apurimeños que residen en Lima_ cuando ya formaba parte del gobierno.

Se deconoce si Boluarte, carente de bancada parlamentaria, completará su mandato constitucional hasta 2026 o si convocará a elecciones generales anticipadas. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Lo último

Gozan ya de libertad

Los días de libertad y democracia parecen estar contados. Nubes negras se ciernen en el horizonte político.

Publicidad