“¡Míreme a los ojos, doctor Borja, no me baje la mirada!”. Esta es quizá la frase más recordada del debate presidencial televisado del 29 de abril de 1984, que dejó una huella imborrable en la historia ecuatoriana. La dijo León Febres-Cordero, líder del Partido Social Cristiano, a su contendor y rival Rodrigo Borja (Izquierda Democrática).

Debate presidencial entre finalistas Andrés Arauz y Guillermo Lasso

Borja y Febres-Cordero se enfrentaron en una acalorada entrevista que se realizó en Telecentro Canal 10. Se habían ganado el derecho para competir en el balotaje luego de los comicios del 29 de enero de 1984. Entonces nueve candidatos se postularon; en esa primera vuelta, el fundador de Izquierda Democrática alcanzó el primer lugar.

No era el primer debate desde el retorno a la democracia en la década de 1970, ya que previamente Jaime Roldós y Sixto Durán-Ballén también tuvieron el suyo, el 27 de mayo de 1978. Este fue el primer debate presidencial televisado. No obstante, el protagonizado por Borja y Febres-Cordero es el que más se recuerda.

Publicidad

En la actualidad los debates son obligatorios entre los candidatos y son organizados por el Consejo Nacional Electoral (CNE). Pero en 1984 la actividad estuvo a cargo de la Asociación Ecuatoriana de Canales de Televisión, con el apoyo de la Asociación Ecuatoriana de Radiodifusión (AER). El encuentro empezó a las 20:00 y duró dos horas; el periodista Alejandro Carrión fue el moderador. Fue transmitido en cadena nacional por siete canales de televisión y 400 radioemisoras.

Ese domingo se enfrentaban Barcelona y Emelec, un partido que incluso se adelantó media hora para que los ciudadanos puedan estar en casa para observar el debate de Borja y Febres-Cordero.

La conversación tenía como ejes asuntos políticos, sociales, administrativos y económicos. Cada candidato llevó ocho preguntas para hacerle a su contendor y luego de las respuestas hicieron contrarréplicas. Febres-Cordero repitió varias veces que él sí era capaz de gobernar al país porque había manejado grandes empresas, mientras que Borja no estaba preparado para aquello. En tanto, Borja lo acusó en varias ocasiones de violento y prepotente.

Publicidad

Pero fueron los insultos entre los dos aspirantes los que hicieron de este debate un suceso histórico. Según una publicación de la revista Vistazo, de mayo de 1984, el candidato del PSC exclamó 132 insultos hacia el aspirante de ID. En contraparte, Borja profirió 95 insultos contra Febres-Cordero. El moderador incluso les llamó la atención en varias ocasiones.

Con usted están los vagos de este país, los que han sido incapaces de generar riqueza, que no pueden ganarse el sustento con el sudor de su frente como usted”, indicó en una de sus críticas Febres-Cordero. También le dijo: “Pan, sinónimo de alimento, alimento es igual que producción, producción se genera con confianza que yo la genero, usted no la genera porque usted es socialista, marxista, libertario, materialista (…)”.

Publicidad

“Soy socialista democrático porque quiero democratizar al país, que no haya explotadores”, le espetó Borja a Febres-Cordero. “Haré un gobierno de centroizquierda con las manos más limpias que tenga el país... Usted quiere rehabilitar la economía favoreciendo a los grandes industriales”, indicó el candidato de ID.

Los analistas políticos de entonces indicaron que el ganador del debate fue Febres-Cordero, quien durante el encuentro y mientras le mostraba un documento a Rodrigo Borja le dijo: “¡Míreme a los ojos, doctor Borja, no me baje la mirada!”. Una semana después del acalorado debate, el líder del PSC logró revertir el resultado de la primera vuelta y se convirtió en presidente del Ecuador.

En elecciones posteriores los candidatos a la primera vuelta han estado en debates colectivos, pero los finalistas para la segunda vuelta nunca se han encontrado para debatir, una situación que cambiará este 21 de marzo, cuando Andrés Arauz (Centro Democrático) y Guillermo Lasso (CREO) se enfrenten en el debate organizado por el CNE. (I)