El 7 de noviembre el presidente de la República, Guillermo Lasso, estaría regresando al país de su periplo por Europa y con ello, los movimientos sociales prevén reactivar las movilizaciones en contra de sus políticas económicas relacionadas con el incremento de los precios de los combustibles, a la que se sumó el Decreto Ejecutivo 238 sobre las nuevas disposiciones para el sector eléctrico.

El feriado de cinco días por el Dia de los Difuntos y la independencia de Cuenca, la ausencia de Lasso por su viaje a España y Escocia y su decisión de volver a convocar al diálogo a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), confluyeron para que se suspendan las movilizaciones convocadas desde el martes 26 de octubre por el Parlamento de los Pueblos, que integra a grupos sociales y gremios sindicalistas.

Han sido las bases de la Conaie las que mantuvieron por dos días y medio protestas con bloqueos de carreteras en puntos estratégicos de la Sierra norte, sur y la Amazonía, en rechazo a la fijación de los precios de la gasolina extra en $ 2,55 y el diésel en $ 1,90.

Guillermo Lasso invita a Leonidas Iza a dialogar el 10 de noviembre

Pero la tarde de ayer, el presidente de esta organización, Leonidas Iza, pidió a los manifestantes que regresen a sus comunidades pues el consejo de gobierno resolvió disponer un “puentecito” para que compartan con sus familias el feriado por el Día de los Difuntos.

Publicidad

“Se ha hecho un traslado a las comunidades, no es que se ha levantado la medida, no. Somos respetuosos de la tradición, de la espiritualidad, pero nos mantenemos y declaramos en movilización permanente”, enfatizó Iza desde una tarima que se instaló en Alausí en la provincia de Chimborazo, este 28 de octubre.

Resaltó que en localidades de Imbabura, Chimborazo, Tungurahua, Guayas, Sucumbíos, Orellana se mantuvo la resistencia en las últimas 72 horas, pero insistió que se van a las comunidades a pasar los finados, porque se ha hecho “un puentecito”, hasta que termine el feriado.

Mientras tanto, se mantendrán alertas y al terminar el feriado, la Conaie instalará una asamblea nacional, según Iza, en la que se resolverán las condiciones que impondrán para acudir al diálogo al que convocó Guillermo Lasso para el próximo miércoles 10 de noviembre.

Entre estas condiciones, se analiza que sea pública, con la participación de delegaciones del movimiento indígena y que tenga seguridad.

Colectivos reorganizarán a sus bases para retomar con ‘fuerza’ las protestas en contra del Gobierno

“El presidente se fue a Glasgow (Escocia) y ha invitado para el 10 de noviembre al diálogo, pero esa aceptación no va a ser de los dirigentes, sino del pueblo. Si acepta, que sea en donde la gente escuche. Se tiene que garantizar la seguridad y lo que diga el pueblo, no los dirigentes”, desafió Iza, al tiempo que advirtió que si no hay resultados la “lucha continuará”.

El jefe de Estado estará fuera del país hasta el 7 de noviembre, pues participará en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26, que se realizará en Glasgow. Y luego, viajará a Madrid (España) para reuniones oficiales.

Publicidad

A la COP26 está previsto que asista una delegación de la Conaie presidida por Leonidas Iza, quien en declaraciones públicas reconoció que gestionaron ser invitados a este cónclave, aunque hasta ayer no se confirmaba si efectivamente viajará.

En todo caso, el Parlamento de los Pueblos, que agrupa a la Conaie, el Frente Unitario de Trabajadores, el Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos del Ecuador (Feine) y de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) tienen un margen de diez días para alistar las nuevas acciones de presión para que el régimen retroceda en el alza a los combustibles.

Respecto al llamado al diálogo que planteó Lasso, el presidente de la Ecuarunari, Carlos Sucuzhañay (parte del consejo de gobierno de la Conaie) no descartó que acudan con la condición de que sea “franco”.

“Que sea un diálogo sincero, concreto y en defensa de los ecuatorianos. Mientras no se den solución a los requerimientos, haremos uso del derecho a la resistencia”, anticipó el dirigente en una entrevista en radio Sonorama.

Por su parte, el FUT prevé convocar a una convención nacional a sus miembros para resolver la declaratoria a una huelga nacional.

El presidente del gremio sindicalista, Ángel Sánchez, reivindicó la exigencia de que se reduzcan los precios de los combustibles, y anteponen el pedido para que la Asamblea Nacional trate su proyecto de Código de Trabajo y no el de Creación de Oportunidades que propone el Ejecutivo.

A estas demandas, se suma la relacionada con el Decreto Ejecutivo 238 suscrito por Lasso el 26 de octubre, en el que expide políticas para el sector eléctrico.

Para estas organizaciones, esa disposición presidencial tendía como objetivo privatizar las empresas públicas eléctricas e incrementar las tarifas. (I)