La suspensión de dos fiestas clandestinas que tenían una presencia de aproximadamente 800 jóvenes aglomerados en dos establecimientos y con incumplimientos de las medidas de bioseguridad recomendadas fue parte de los resultados de operativos interinstitucionales organizados en la capital la noche del viernes y madrugada del sábado últimos.

En las operaciones que tenían por objetivo intensificar los controles de seguridad y orden público en los distritos Eugenio Espejo, Calderón y La Delicia, en el norte de la capital ecuatoriana, intervinieron el Ministerio de Gobierno, a través de la Intendencia de Policía de Pichincha, la Policía Nacional, el Municipio de Quito y personal de las Fuerzas Armadas.

2.818 funcionarios dispondrá el Municipio de Quito para la seguridad durante el feriado por el Día de los Difuntos e Independencia de Cuenca

Las intervenciones se realizaron en esta primera jornada en sitios de alto conflicto y donde se alertaron de posibles desórdenes. Según las autoridades, los controles pretenden evitar el cometimiento de delitos y facilitar el turismo seguro en la capital.

Por ello, también se ejecutaron controles de documentación, armas blancas y verificación de boletas de captura a ciudadanos conductores de vehículos y motocicletas.

Publicidad

El coronel Luis Villa, jefe del distrito policial Eugenio Espejo, explicó que los operativos se han ejecutado en atención a las denuncias de la ciudadanía, mediante llamadas al Servicio Integrado de Seguridad ECU911 y en las Unidades de Policía Comunitaria.

Las dos fiestas clandestinas con gran cantidad de asistentes fueron ubicadas en el sector Aeropuerto, en el distrito La Delicia, en el norte de la ciudad, zona en la que las autoridades de control realizaron verificaciones de funcionamiento en establecimientos de diversión nocturna, permisos y horarios de atención.

Parqueaderos en los ingresos a Quito volverán a funcionar por el Pico y Placa

Además, la Intendencia clausuró los establecimientos debido a los incumplimientos de bioseguridad, expendio no permitido de bebidas alcohólicas, falta de permisos de funcionamiento y organización de eventos no autorizados.

El intendente Washington Casamen enfatizó que la pandemia no ha terminado, por lo cual la ciudadanía debe evitar aglomeraciones innecesarias y eventos que supongan posibles contagios de COVID-19.

En el sector Las Casas, en el noroccidente de la ciudad, personal de la Intendencia suspendió la actividad de un establecimiento debido al alto consumo de bebidas alcohólicas y desórdenes en el espacio público denunciados.

Las autoridades han anunciado que los operativos de control a lo largo de la capital se mantendrán durante los cinco días de feriado, no solo con revisión de locales, sino también en la vía pública. (I)