Ecuador es reconocido mundialmente por la calidad de algunos de sus productos de exportación presentes en algunos mercados. De allí que parte de la tarea es que los consumidores extranjeros conozcan cada vez más la variedad y calidad de lo que se produce en nuestro país.

En la noche del jueves 14 de julio anterior, el Salón Sissy del Hotel Aurea Ana Palace de la capital húngara se convirtió en el escenario ideal para que algunos productos de exportación (premium) de Ecuador capten la atención de un grupo de empresarios y personalidades húngaras durante la cena Sabores Exóticos de la Mitad del Mundo, un evento organizado y auspiciado por José Luis Salazar, embajador de Ecuador en Hungría.

Los chefs Miguel Monar, Luis Uyama, el embajador José Luis Salazar y el barista Jairo Sanguña.

“Fue un verdadero éxito planificado con meses de antelación. Es más, desde el día que yo puse un pie en este país, el 15 de febrero de este año, siempre tuve en la cabeza el poder llevar a cabo un evento gastronómico que muestre la oferta de productos gastronómicos ecuatorianos tan buena que tenemos en nuestro país. Para eso tuve que conseguir los productos para lo cual tuve el apoyo de muy buenos amigos como Santiago Salem, de la empresa Santa Priscila; de Roberto Aguirre, de la empresa Nirsa, y de Guillermo Wright de la bodega de vinos Dos Hemisferios. También unas tabletas y cobertura de chocolate que nos envió un señor Marún; otros productos como el banano y las rosas los conseguimos acá. En el caso de las rosas contactamos a un importador que adornó con unos arreglos que salieron muy bonitos”, dice Salazar.

Publicidad

Con este evento, el embajador cumplió con el objetivo decretado por el presidente Guillermo Lasso para llevar ‘Más Ecuador al Mundo y más Mundo por Ecuador’. “Considero la mejor forma de promocionar la futura exportación de productos ecuatorianos. De momento acá a Hungría solo llegan rosas y banano ecuatorianos. Aún no tenemos exportaciones de atún, de camarón que lleguen acá y me refiero también a la región de los países del este de Europa como Polonia, República Checa, Eslovaquia, Austria, Croacia, Serbia, Rumania, Bulgaria, Eslovenia... en fin todos los países que están en esta zona. Todavía no están familiarizados con productos ecuatorianos en general, con excepción de las rosas y el banano”, comenta.

La velada en Budapest contó con la experiencia del reconocido chef Miguel Xavier Monar, y sus socios Luis Uyama y Jairo Sanguña, reconocido barista. Monar, quien reside en España, estuvo a cargo de deleitar los paladares en una cena de degustación en ocho pasos. “Contacté a Monar porque ya había realizado otros eventos gastronómicos, fue gracias a ejecutivos de ProEcuador que pude contactarlo y traerlo desde España. Él y su equipo hicieron un trabajo excepcional”.

Los invitados fueron empresarios de distintos sectores, como el hotelero y de catering, y diplomáticos de diferentes países. “La mitad eran importadores de productos ecuatorianos, concretamente de banano y de rosas. Otro buen número eran potenciales compradores interesados en atún, camarón, chocolates, cacao, entre otros productos. También hubo un grupo de colegas embajadores de otros países de América Latina como de México, Colombia, Perú, Chile, Argentina. En fin fue un evento que causó muy buena impresión en Budapest”, comenta Salazar.

Publicidad

Camarón, plátano (verde), atún y chocolate fueron los principales ingredientes usados en las preparaciones. Salazar menciona el menú que se sirvió ese día que consistió en cebiche de camarones al estilo quiteño con una base de jugo de frutas tropicales, con chili liofilizado. Luego cebiche de atún sobre un patacón, camarones en crema de coco y chili amarillo con maní, tonga de atún (envuelto con hoja de banano), shot tropical.

Luego vinieron los platos fuerte que fueron un estofado de pollo marinado en cerveza y jugos naturales servido sobre un arroz salteado con achiote, aguacate y mimosa de huevo; cerdo horneado al estilo costeño (como sánduche de chancho) servido con jugos naturales y pickles. Para el postre se sirvió boloncitos de banano recubiertos de cacao fino de aroma y nibs (trozos) de chocolate.

Publicidad

Finalmente, el vino blanco y el tinto de Dos Hemisferios engalanaron la cena. El café que sirvió vino de Alemania importado desde Ecuador de la marca MishkiYaku”.

El evento, que se enmarca dentro de la política del Gobierno ecuatoriano denominada ‘Más Ecuador al Mundo y más Mundo para el Ecuador’, contó con una degustación de cafés arábica y robusta amazónico, en la que se utilizaron técnicas como V60 (goteo) y aeropress para explotar el sabor de los granos ecuatorianos, que poco a poco han ido ganando terreno a nivel internacional por su característico sabor.