Cualquiera creería que la dieta básica de un miembro de la monarquía es tan exquisita como extravagante. Sin embargo, los gustos de la reina Isabel II demostraban que esa creencia estaba muy lejos de la realidad. Así lo confirmaron en más de una ocasión los testimonios de su entorno más cercano.

Más allá de tanto protocolo, modales y reglamentos que debía cumplir en público, cuando no ejercía estas funciones, puertas adentro de su hogar, los gustos culinarios de la monarca británica eran simples y bastante rutinarias, así lo reseñó Clarín.

El chef de la familia real

Darren McGrady, chef privado de la familia real británica durante más de una década, es un testigo directo de las comidas diarias que la reina Isabel II elegía, y que luego él debía cocinar.

Publicidad

“Cambiarán el reino y no lo verán crecer más”: Estas son las profecías que dejó Nostradamus sobre la muerte de la reina Isabel II y qué le deparará en el futuro a la realeza británica

McGrady trabajó para la realeza tanto en las cocinas de los Palacios de Buckingham y Kensington y también durante sus viajes, pero ya hace tiempo que no trabaja para la familia real.

Darren se hizo famoso por esa experiencia, y en su canal de YouTube concede entrevistas a medios internacionales donde suele revelar detalles de sus días junto a la monarca británica, y también anécdotas junto a Lady Di y los príncipes William y Harry.

El penny de mermelada que la reina Isabel comía desde niña

Hace algunas semanas, McGrady publicó un video en su cuenta sobre cómo recrear el servicio de té real en casa y explicó los tipos de sandwiches que se ofrecen en el Palacio de Buckingham. Entre lo que explicó, es el “Penny (centavo) de mermelada” el sándwich que la reina empezó a consumir de niña y que comió hasta el último día de su vida para el té de la tarde.

Publicidad

“Es un trabajo de por vida”: Esta fue la verdadera razón por la que la reina Isabel II no quiso abdicar por su hijo Carlos, ahora rey de Inglaterra

Según lo que contó el cocinero, la receta es muy sencilla: “Solo pan y mermelada -generalmente de frutilla- con un poco de mantequilla”, destacó. Cabe destacar que este sándwich no se hacía de cualquier mermelada, ya que la que comía la reina era casera y se hacía con frutillas cosechadas en los jardines del castillo de Balmoral.

Algo curioso de estos bocadillos es su forma, ya que el pan se corta en círculos: “Los llamábamos pennies, por el tamaño del antiguo centavo inglés”. Aunque a la hora del té real había muchas más variedades de sándwiches: por ejemplo, el de tomate y queso, y el de pepino con queso crema de menta, pero el preferido de la reina era el de mermelada.

Publicidad

De hecho, el gusto de Isabel II por el famoso sándwich de mermelada quedó confirmado por ella misma cuando apareció en un video en junio de 2022, donde se la ve tomando el té junto al personaje de ficción del oso Paddington para celebrar sus 70 años en el trono.

En el clip, el oso le ofrece un sándwich de mermelada y ella lo rechaza gentilmente mostrándole que siempre lleva uno en la cartera. (E)

Te recomendamos estas noticias