El flujo de remesas que ingresaron a las provincias de Azuay, Cañar, Loja y Zamora Chinchipe (región Austro del país) ascendió a 369,7 millones de dólares en el primer trimestre del 2022, un 34,4 % más que en el mismo periodo del 2021 (275,1 millones de dólares).

La segunda área geográfica del país donde más subió la recepción de remesas del exterior fue la Sierra Centro Norte, que incluye Bolívar, Carchi, Chimborazo, Cotopaxi, Imbabura, Pichincha, Tungurahua y Santo Domingo de los Tsáchilas, que en conjunto recibieron 336,2 millones de dólares, cifra que representó un aumento del 33,6 % con relación a la contabilizada en el primer trimestre del 2021 (251,7 millones de dólares).

La tercera región donde más se incrementaron fue la Amazonía, que incluye a Morona Santiago, Napo, Orellana, Pastaza y Sucumbíos, en las que ingresaron en conjunto 25,6 millones de dólares, monto 13,4 % superior al registrado en el primer trimestre del 2021 (22,55 millones de dólares).

Publicidad

En las provincias de la región Litoral e Insular (El Oro, Esmeraldas, Galápagos, Guayas, Los Ríos, Manabí y Santa Elena) se dio en su conjunto un aumento marginal del 0,18 %, al pasar de 371,4 millones de dólares en el primer trimestre del 2021 a 372,05 millones de dólares en el mismo periodo de este año.

La división territorial está acorde a cómo el Banco Central del Ecuador (BCE) presenta sus boletines trimestrales de remesas.

A nivel nacional ingresaron 1.103,6 millones de dólares en el primer trimestre de 2022, un aumento del 19,8 % con relación al valor observado en el primer trimestre del 2021 (920,8 millones de dólares). “Los flujos de remesas se han consolidado como una entrada permanente de divisas y apoyo al esquema de dolarización de la economía ecuatoriana”, indica el BCE.

Publicidad

Las diez provincias que registran un mayor incremento de las remesas fueron Azuay, Pichincha, Cotopaxi, Chimborazo, Bolívar, Zamora Chinchipe, Galápagos, Sucumbíos, Carchi y Pastaza.

Y de la región Litoral solo subieron en Guayas (3,32 %), mientras que se redujeron en Santa Elena, Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Cañar, Tungurahua, Los Ríos, Manabí y El Oro.

Publicidad

Segundo Camino, analista y profesor de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), indica que las provincias donde más ha subido la llegada de remesas fueron las que participaron más activamente en la paralización del 13 al 30 de junio último. “Se ven más afectadas por el tema de la migración, y esto se debe al desempleo”.

Una de las premisas es que los habitantes de las provincias que más recibieron están migrando más a países del continente, como Estados Unidos, principal fuente del dinero que llega al Ecuador.

“La gente de la Sierra Norte, Central y Sur y de la Amazonía está saliendo del país porque en esas zonas hay un desempleo más marcado; a esto se suman los problemas en el campo, por la falta de atención, incluso afecta la migración de los jóvenes a las ciudades. Puede que estén aprovechando la visa de turismo que tienen para ingresar a Estados Unidos, por lo que se quedan trabajando y envían las remesas, o también se van de forma ilegal a través de los coyoteros”.

En la región Sierra y Amazonía solo se registra una reducción de las remesas recibidas en las provincias de Cañar y Tungurahua.

Publicidad

Luis Espinosa Goded, analista y profesor de la Universidad San Francisco de Quito, afirma que hay que fijarse en los países destino de esta migración de ecuatorianos al exterior.

Las remesas que llegaron de Estados Unidos subieron 35 % en el primer trimestre de este año respecto al mismo periodo del 2021. Es el tercero de donde más se incrementaron, de las veinte naciones que históricamente han sido la principal fuente de remesas que llegan al Ecuador, solo superado por Panamá (64 %) y Reino Unido (51 %).

“En EE. UU. se generó una cierta liquidez cuando se repartió el cheque de mil dólares para que sus ciudadanos sobrelleven la crisis sanitaria durante la pandemia. Entonces, parte de esos recursos ha llegado directamente a Ecuador de parte de los ecuatorianos que viven en ese país y envían a sus familiares”, asegura Espinosa Goded.

Una explicación, agrega el especialista, respecto al incremento de las remesas que llegan de Reino Unido sería que con el Brexit (como se conoce al proceso de salida de este país de la Unión Europea) es probable que más ecuatorianos que viven en EE. UU. o acá mismo en Ecuador hayan conseguido trabajo en esa potencia insular. “Ahora que los migrantes de nacionalidad europea ya no pueden estar allí, como los polacos, pues, es probable que hayan entrado más ecuatorianos a ocupar esas plazas”.

A nivel nacional, sin embargo, se observa una reducción del 8,75 % en lo recibido durante el primer trimestre de este año respecto al cuarto y último trimestre del 2021 (1.209,5 millones de dólares).

La disminución “se atribuiría a la caída del consumo final de los hogares estadounidenses, españoles, italianos, entre otros; por el aumento del nivel general de precios, con la consecuente pérdida del poder adquisitivo; además de la contracción económica derivada de la pandemia sanitaria y por los efectos colaterales del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania que se inició a finales de febrero de 2022″, según el boletín del BCE.

Son factores que incidirán aún más en el segundo trimestre de este año (cuyos datos todavía no se difunden), vaticinan los analistas consultados.

Camino indica que el mercado laboral se ha comenzado a deteriorar en los países desarrollados. “Ya no hay tanto trabajo como había a la mitad de la pandemia, cuando Estados Unidos comenzó a entregar bonos, lo que hizo que los ciudadanos de ese país no trabajen, plazas que ocupaban los trabajadores migrantes”.

Esto último se revirtió desde que EE. UU. ya no está entregando estos bonos a su población, agrega Camino.

“El tema de la migración va atado evidentemente a las oportunidades laborales que tengan en cada una de las provincias. El tema es que la mayor parte de las provincias de la Sierra Central y Amazonía tienen poca industrialización; hay grandes desigualdades sociales, lo que hace que no se atiendan ciertas prioridades que los indígenas plantearon durante la paralización”, afirma Camino.

La ausencia de universidades de calidad, falta de empresas grandes y de acceso a servicios básicos termina afectando a estas provincias. “La mayor parte de las compañías están asentadas en Guayas y Pichincha. Otra parte de aglomeración empresarial está en Azuay, El Oro, Manabí y Tungurahua un poco. El resto de la Sierra y la Amazonía no tienen un aparataje empresarial fortalecido”.

La consecuencia es que estos pobladores migran primero a las ciudades más grandes del país o al exterior en busca de puestos de trabajo.

Espinosa recalca que es posible que la llegada de remesas se reduzca durante el segundo trimestre de este año, lo que se conocerá de manera oficial en septiembre, cuando el BCE emita las estadísticas correspondientes a ese periodo.

“Ahora que está subiendo la inflación, lo que afecta a los más pobres, lo probable es que bajen, ya que los migrantes primero tienen que cubrir sus necesidades en Estados Unidos y luego pueden pensar en enviar al Ecuador, y lo tienen difícil. Y en Europa, como España o Italia, hay economías que tampoco se están recuperando tanto...”, afirma el especialista.

Las remesas que llegan de Rusia se redujeron 62,2 %; de Bolivia, 30,5 %; de Suiza, 14,4 %; de España, 9,8 %; de Argentina, 9,6 %; de Francia, 8,3 %, y de Italia, 5,3 %. Son los países de donde más bajaron del listado de veinte naciones que son la fuente principal de ingreso de dinero al Ecuador vía remesas.

“Los datos confirman que la situación económica en España e Italia es más dura: sus habitantes no han recibido los cheques que dio Estados Unidos, hay congelamiento de salarios y esas personas han podido enviar menos dinero, porque sufren las consecuencias de la crisis y de la pandemia”, señala Espinosa.

Las remesas impulsaron el consumo de los hogares ecuatorianos

La economía ecuatoriana creció 3,8 % durante el primer trimestre de 2022 en comparación con el mismo periodo de 2021. El envío de remesas tuvo su impacto en esta variación positiva.

El Banco Central del Ecuador (BCE) indica que el incremento del 3,8 % del producto interno bruto (PIB) fue impulsado por el consumo final de los hogares (6,7 %), consumo final del Gobierno (6,5 %) y la formación bruta de capital fijo (4,0 %), que es la inversión pública y privada.

Respecto al primer aspecto, “el comportamiento del consumo de los hogares en el primer trimestre de 2022 respondió al incremento de remesas, importaciones y créditos de consumo”, señala el informe del BCE.

“Este trimestre alcanzó un nivel superior con respecto a los años anteriores, superando niveles prepandemia. Cabe destacar que la recuperación sostenida del consumo de los hogares ha sido un elemento fundamental en el desempeño de la economía, ya que representa más del 60 % del PIB”, menciona el boletín. (I)