Corea del Norte lanzó el lunes otro misil balístico de largo alcance con una capacidad potencial de impactar todo Estados Unidos, informaron funcionarios de Seúl y Tokio, lo que aumenta la cifra récord de pruebas armamentísticas este año que han sido condenadas por Occidente.

El disparo se produjo tras la prueba de un misil de menor alcance el domingo por la noche, y los lanzamientos consecutivos se produjeron inmediatamente después de otro episodio de retórica temible entre Corea del Norte y los aliados de Estados Unidos y Corea del Sur.

El ejército de Corea del Sur informó de que había detectado el lanzamiento de un misil balístico de largo alcance desde la zona de Pyongyang el lunes, que voló unos 1.000 kilómetros antes de caer en el mar del Este, también conocido como mar de Japón.

Publicidad

Seúl indicó que el misil voló hacia arriba en lugar de cruzar, un método que Pyongyang ha dicho anteriormente que emplea en algunas pruebas de armamento para evitar sobrevolar países vecinos.

El ministerio de Defensa japonés dijo que se trataba de un misil de clase ICBM con un alcance potencial que abarcaba todo Estados Unidos.

“El misil balístico de clase ICBM lanzado esta vez, si se calcula con base en la trayectoria, dependiendo del peso de la ojiva, podría tener un alcance de vuelo de más de 15.000 kilómetros”, declaró Shingo Miyake, viceministro parlamentario de Defensa.

Publicidad

“Todo el territorio estadounidense estaría dentro de su alcance”, apuntó.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado numerosas resoluciones en las que pide a Corea del Norte que detenga sus programas nuclear y de misiles balísticos desde que realizó su primer ensayo nuclear en 2006.

Publicidad

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, describió el lanzamiento del lunes como una “amenaza a la paz y la estabilidad”, y dijo que violaba las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Asimismo, el Departamento de Estado estadounidense emitió un comunicado condenando el lanzamiento de prueba.

El Hwasong-18, que se probó por primera vez en abril, es el primer ICBM norcoreano que utiliza combustible sólido, lo que facilita su transporte y acelera su lanzamiento en comparación con las versiones de combustible líquido.

El portavoz del Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur declaró que estaban analizando si el lanzamiento del lunes se trataba de un ICBM de combustible sólido.

Publicidad

Estados Unidos y Corea del Sur celebraron el viernes en Washington su segunda sesión del Grupo Consultivo Nuclear, en la que debatieron sobre la disuasión nuclear en caso de conflicto con Corea del Norte.

El sábado advirtieron de que cualquier ataque nuclear de Pyongyang contra Estados Unidos y Corea del Sur supondría el fin del régimen norcoreano.

Un portavoz del ministerio de Defensa norcoreano criticó el domingo los planes de los aliados de ampliar el ejercicio militar conjunto anual del próximo año para incluir un simulacro de operación nuclear.

“Se trata de una declaración abierta sobre la confrontación nuclear para convertir en un hecho consumado el uso de armas nucleares contra la RPDC”, afirmó en un comunicado difundido por la agencia de noticias KCNA, que utiliza el acrónimo oficial de Corea del Norte.

“Cualquier intento de utilizar las fuerzas armadas contra la RPDC se enfrentará a una respuesta preventiva y letal”, añadió.

El lanzamiento del misil de corto alcance del domingo se produjo cuando Pyongyang conmemoraba el aniversario de la muerte del padre y predecesor del líder Kim Jong Un, Kim Jong Il, que murió el 17 de diciembre de 2011.

Corea del Norte se declaró el año pasado potencia nuclear “irreversible” y ha dicho en repetidas ocasiones que nunca renunciará a su programa nuclear, que el régimen considera esencial para su supervivencia.

Y el mes pasado, Pyongyang puso en órbita con éxito un satélite espía militar. Desde entonces, ha afirmado que su ojo en el cielo ya estaba proporcionando imágenes de los principales emplazamientos militares de Estados Unidos y Corea del Sur.

Ese lanzamiento fracturó un acuerdo militar entre las Coreas establecido para rebajar las tensiones en la península.

Tras el lanzamiento del satélite espía, ambas partes reforzaron la seguridad a lo largo de la Zona Desmilitarizada (DMZ) que las separa. (I)