En medio de los anuncios de protestas en contra del gobierno de Guillermo Lasso, el movimiento de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (Fenocin) se dividió: una facción resolvió destituir de la presidencia a Gary Espinoza, por presuntas “malas acciones”, y posesionó a Hatari Sarango.

De forma paralela al consejo político que instaló este viernes, 24 de febrero, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) en la Casa de la Cultura en Quito, en el mismo sitio, una facción de la estructura de la Fenocin posesionó a un nuevo presidente: Hatari Sarango, quien venía ejerciendo la vicepresidencia y quien se ha mantenido cercano al presidente de la Conaie, Leonidas Iza.

En ese contexto, la asamblea nacional de la Fenocin, que se realizó el 17 de febrero pasado con la presidencia de Espinoza, resolvió “la expulsión definitiva” y declaró persona no grata a Sarango y a otros dirigentes como Franklin Columba, Santos Villamar, Franklin León y Guido Perugachi, según consta en las resoluciones de ese cónclave.

Publicidad

La fractura de este movimiento se reveló este viernes en una sesión “autoconvocada” en la Casa de la Cultura, donde decenas de sus integrantes votaron por la destitución de Gary Espinoza por sus “malas acciones” y en su lugar posesionaron a Hatari Sarango.

Esto se dio a la par de que la Conaie, en un salón conjunto, mantenía un consejo ampliado en el que analiza las medidas de hecho que tomará en contra del Ejecutivo frente a lo que considera un incumplimiento de los 218 acuerdos suscritos en el marco del diálogo nacional.

Sarango reclamó que Espinoza lo destituyó por no “botar” al presidente de la República, Guillermo Lasso, durante el paro nacional de junio del 2022 y porque lo había acusado “sin pruebas” de ser un “infiltrado” de la Conaie en la Fenocin.

Publicidad

Otro hecho “más grave”, según Hatari Sarango, fue que Espinoza habría obstaculizado el proceso de diálogo con el Gobierno para la suscripción del decreto ejecutivo en el que, supuestamente, Guillermo Lasso habría cedido a permitir la condonación de deudas hasta los $ 10.000.

Esta última fue una de las demandas que abanderó la Fenocin en el paro de 18 días del año pasado y en el que el jefe de Estado emitió el decreto ejecutivo que aprobó la condonación de deudas en la banca pública por hasta $ 3.000.

Publicidad

No obstante, el movimiento social exige que el valor ascienda hasta los $ 10.000, como se contempla en el artículo 196 de la Ley Orgánica para el Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal tras la pandemia del COVID-19.

“Se iba a firmar el tema de la condonación y cuando estamos justamente avanzando en eso en las mesas de diálogo, Gary Espinoza convoca a una movilización y corta la firma del decreto. Gary Espinoza ha cometido faltas graves y por eso nos hemos autoconvocado”, justificó Sarango.

Añadió que Espinoza convocó a una movilización en el 2022 sin consenso con las organizaciones de base y que las mesas de diálogo con el régimen se llevaron a cabo sin la participación de los dirigentes de base.

Sarango aclaró que su designación es legítima, pues él está obedeciendo la resolución de las “bases del territorio”. “Asumo la presidencia con la finalidad de hacer unidad, primero en nuestras bases y sin declarar a las personas como no gratas”, recalcó.

Publicidad

Gary Espinoza asumió la presidencia en julio del 2021 para el periodo 2021-2025 y fue una de las cabezas del paro del 2022 en contra de la administración de Guillermo Lasso, a quien se exigía la disminución de los precios de los combustibles y se sumaron otras nueve demandas, como la condonación de deudas en la banca pública.

Gary Espinoza (c), preside la Fenocin desde julio del 2021. Alfredo Cárdenas/ EL UNIVERSO. Foto: Alfredo Cárdenas.

El pasado 17 de febrero, Espinoza dirigió la asamblea nacional de la Fenocin en la que se desprendió la decisión de “dar por terminado todo diálogo con el Gobierno nacional” como parte de la ejecución de los 218 acuerdos.

Además, anunció la decisión de las bases de estar preparados y “listos” para participar en las manifestaciones y la resistencia nacional en contra del régimen “para exigir su salida inmediata”.

En el acta de la asamblea del viernes anterior, la Fenocin rechaza “todo acto de división, odio y racismo en contra del presidente de la Fenocin (Gary Espinoza)” y, según se informó, el dirigente oriundo de Esmeraldas se mantiene como presidente del colectivo.

En la cuenta de Twitter de la Fenocin se escribió un mensaje que señala: “Rechazamos rotundamente los actos divisionistas de exdirigentes liderados por Franklin Columba, Ángel Hatari Sarango, Franklin León y Guido Perugachi Guandinango, quienes han utilizado la organización nacional Fenocin para sus intereses particulares”. (I)