El pasado lunes, 18 de octubre, organizaciones indígenas presentaron una demanda de inconstitucionalidad contra el presidente Guillermo Lasso por firmar el decreto 95, que regula el tema de licencias ambientales. Entre los representantes de los colectivos estuvo Nemonte Nenquimo, lideresa waorani y presidenta del Consejo Coordinador de la Nacionalidad Waorani de Ecuador-Pastaza, quien afirma que el documento suscrito por el Ejecutivo incrementará las actividades extractivas en la Amazonía ecuatoriana.

Califica a Lasso, en entrevista con EL UNIVERSO, de ser un “presidente muy peligroso” debido a lo que ella considera un cambio de discurso en el tema de la protección del medioambiente y los territorios ancestrales.

Afirma que su oposición no la hace como líder indígena o como una de los 100 latinos más influyentes en la acción climática, sino como una joven mujer y madre que busca dejar un futuro para sus hijos.

¿Por qué asegura que el decreto 95 impulsa la minería en territorios indígenas?

Publicidad

Hicimos una demanda directa contra el presidente Guillermo Lasso porque el decreto 95 es una amenaza muy grande no solo para el pueblo waorani, sino para toda la Amazonía porque el petróleo se ampliará más.

Nuestro territorio, nuestra selva es nuestra casa. Vivimos del río, de la pesca, de animales, recolectamos la fruta de la selva, las plantas son nuestra medicina y todo esto se destruirá. Por eso nos unimos para hacer una sola unión y demandar por el peligro.

¿Qué esperan del análisis de la Corte Constitucional?

Ellos son la máxima autoridad. Guillermo Lasso no ha mostrado respeto y ha hecho (el decreto) sin consultar a los pueblos indígenas en las comunidades. Él piensa que solo porque es presidente puede ampliar (la frontera petrolera), hacer de la selva lo que él quiera, pero esto nosotros no lo vamos a permitir.

Las petroleras ya existen en territorio waorani y en el de otras nacionalidades y no hemos visto el desarrollo del que habla el Gobierno, en educación y salud. Como mujer waorani, que vive en territorio, puedo decir que las petroleras causan enfermedad, daños ambientales. Si se amplía el petróleo ya llegará a Pastaza y allí estamos sanos y libres. Queremos vivir libres con nuestros hijos, con autonomía.

Entonces, la Corte Constitucional lo que debe hacer es destruir este decreto inmediatamente.

Publicidad

El lunes usted, junto a otros líderes indígenas, dijo que esa demanda sería la primera de varias acciones que realizarán para tratar de frenar las actividades extractivas. ¿Cuáles son estas otras medidas?

Nosotros estamos vigilantes. Sabemos que este presidente es muy peligroso. Él sabe que debió consultar a la Corte Constitucional antes de firmar el decreto, pero no lo hizo.

(Lasso) ha estado conversando con los waoranis de Orellana, con exdirigentes y por eso dice que tiene diálogo con el pueblo wao, para ver los mecanismos de desarrollo para ampliar más el petróleo y la minería. Pero debe entender que debe conversar con las comunidades y si le decimos no, debe escuchar y respetar.

Meta de incremento de 40.000 barriles para 2021 llegaría con ayuda privada; duplicación se ve más lejana

Sabemos que si los pueblos indígenas van cada uno por su lado estaremos muy débiles y lo que queremos es derrotar al petróleo, la minería, la deforestación, expansión agrícola, colonización.

Además, esta lucha no es solo para los pueblos indígenas. En el mundo ya estamos viviendo con el cambio climático, pandemia, y esto no les ha enseñado nada a los líderes del capitalismo. Toda la sociedad se debe unir a nuestra protesta porque es por la vida, por el planeta, por dejarle un futuro a nuestros niños.

Expresidentes como Rafael Correa, que se decía de izquierda; Lenín Moreno, que afirmaba ser de centro, y el actual mandatario Lasso, que es de derecha, hablan del respeto a la naturaleza, de transición ecológica, pero en todos estos gobiernos, con banderas políticas distintas, la idea del extractivismo se posesionó. ¿Por qué cree que el respeto a la naturaleza se ha quedado solo en el discurso?

Ellos nunca van a respetar, ellos siempre quieren dinero. No pensaron en la vida de los pueblos indígenas y el derecho de la naturaleza. Ninguno de ellos ha tenido corazón ni respeto por los pueblos. Solo usan (el argumento ambiental) hasta llegar al poder. Lo dicen en la campaña, pero luego nunca lo respetan.

Yo estoy segurísima de que ningún presidente va a respetar nuestro territorio, sino que van a querer aprovechar más nuestros recursos. Por eso hago un llamado a todas las nacionalidades, a todas las sociedades, a hacer un cambio. Mi misión va mucho más allá de ser líder indígena, sino como una joven mujer y madre que busca dejar un futuro para sus hijos.

El petróleo convive en selva que no puede tocarse en Ecuador

Nosotros vamos a seguir resistiendo. Los gobiernos solo ven el desarrollo de las ciudades, pero ¿nosotros los indígenas no somos humanos? Tenemos los mismos derechos que las ciudades. Todos los presidentes de Ecuador jamás han respetado nuestros derechos, el derecho a la naturaleza.

Nemonte Nenquimo, lideresa wao, afirma que continuarán resistiendo al petróleo y la minería. Foto: Carlos Granja Medranda

Las actividades petroleras ya alcanzarían áreas sensibles como la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Yasuní. ¿Qué impacto sufrirán los pueblos no contactados con esta decisión?

Se nos decía que utilizarían la mejor tecnología y eso no ha sucedido. Realmente nadie ha ido al Yasuní para ir a ver cómo realmente se está afectando, cómo están ampliando la carretera. Ya la explotación llega a la zona de amortiguamiento y pronto llegará a la intangible.

Realmente es triste, me salen lágrimas. Ahora que hablo de ese tema me duele el corazón, pobre mi gente, pobre mi naturaleza. Ese decreto (el 95) es la muerte.

Si usted dice que el petróleo y la minería no han generado desarrollo en las comunidades amazónicas, entonces ¿adónde ha ido toda esa riqueza?

No hay desarrollo. Totalmente es muerte. La gente de ciudad piensa que la selva es un lugar vacío y no entiende nuestro pensar. (La riqueza) se va al extranjero y un mínimo porcentaje queda para las ciudades grandes de Ecuador. No hay realmente apoyo en la Amazonía. (I)