Desde el 2 de septiembre pasado, Álex Bravo, exgerente de la estatal Petroecuador y pieza clave en la trama de corrupción ocurrida en esa institución, goza del beneficio penitenciario de régimen semiabierto, es decir, salió de la cárcel para cumplir el resto que le queda de condena usando un grillete electrónico, presentándose todos los sábados desde el 10 septiembre último y con prohibición de salida del país.

El cambio de régimen de rehabilitación social lo resolvió José Guzmán, juez de la Unidad Judicial de Garantías Penitenciarias del cantón Santo Domingo, provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas, luego de que se dio paso a la acumulación de penas y Bravo demostró haber cumplido más del 60 % de la pena acumulada, que quedó en 100 meses de cárcel, además de otros requisitos.

En la pena acumulada solo se incluyeron las sentencias de cinco años o 60 meses por el delito de cohecho, así como los tres años y tres meses o 40 meses que se le impusieron a Bravo por el delito de tráfico de influencias. La sentencia de seis meses por el ingreso de objetos prohibidos a la cárcel y los 40 meses de pena por el delito de delincuencia organizada no ingresaron en el análisis para la acumulación, debido a que estas condenas ya tienen declaratoria de cumplimiento.

Publicidad

Procuraduría solicita embargo de cinco terrenos de propiedad de Álex Bravo; avanza el cobro de la reparación integral en el caso Petroecuador

En consecuencia la finalización de la condena será en 100 meses, debiendo tener en cuenta que el sentenciado (Álex Bravo) está privado de su libertad desde el 16 de mayo de 2016″, señala el documento con el que se dio paso al pedido de unificación de penas hecho por el exfuncionario de Petroecuador. Al 6 de julio pasado, en que se hizo el análisis, Álex Bravo había estado en la cárcel seis años, un mes y 20 días, es decir, más del 60 % de los ocho años y tres meses señalados en la acumulación.

Bravo pudo acceder al cambio de régimen porque, junto con haber cumplido el tiempo definido en la norma, la defensa de Bravo también demostró que se mantenía en un área de mínima seguridad en el Centro de Privación de la Libertad (CPL) de Santo Domingo; no tenía otros procesos en trámite; obtuvo un examen psicológico “favorable para la reinserción social debido a las condiciones actuales, como su estado mental, rasgos de personalidad y actividades realizadas en este CPL”; no tenía faltas disciplinarias, entre otras.

“Del estudio y análisis realizado por la Dirección de Beneficios penitenciarios, cambios de régimen, indultos y repatriaciones del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y Adolescentes Infractores (SNAI), en base a los documentos e informes que constan en el respectivo expediente remitido por el CPL Santo Domingo de los Tsáchilas N.º 1, esta comisión verifica que Álex Fabricio Bravo Panchano sí cumple con los requisitos y normas del sistema progresivo de rehabilitación social para acceder al régimen semiabierto”, se refiere en la providencia emitida por el juez Guzmán.

El legislador independiente y presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea, Fernando Villavicencio, señaló en su cuenta de Twitter: Mientras acá nos seguimos demoliendo, el exgerente de Petroecuador, Alex Bravo (querido Álex) salió en libertad, sin devolver un centavo robado. Ahora disfruta de sus ahorros y su vida de nuevo rico socialista del siglo 21. Maldita impunidad”.

Publicidad

La Procuraduría ha realizado varias acciones para recuperar los dineros que se manejaron a modo de coimas en los distintos casos dentro de la trama de corrupción de Petroecuador. Bienes en Ecuador y dineros ubicados en cuentas en Panamá están en el objetivo para recuperar lo que se ha definido como parte de la reparación integral. Se cree que Bravo recibió no menos de $ 12 millones en dineros producto de coimas por la entrega de contratos en obras en diversos proyectos del sector petrolero, como por ejemplo la repotenciación de la Refinería de Esmeraldas.

Procuraduría asiste a audiencia en Panamá para que se defina a Ecuador como víctima; se busca recuperar $ 2 millones relacionados con trama de corrupción

En noviembre de 2016 se conocía en Ecuador que inversiones bancarias o fondos privados y depósitos en compañías panameñas y estadounidenses fueron el principal destino que el exgerente Bravo le dio a más de $ 13 millones que manejó a través de su empresa Girbra S. A. Bravo habría adquirido Girbra, cuyo representante era el estudio Escobar, Della Togna, Icaza & Jurado, y abrió dos cuentas bancarias en Panamá: la primera en el Helm Bank y la segunda en el Capital Bank.

Según un informe de la Fiscalía de Panamá, enviado en septiembre de 2016 por un pedido de la Fiscalía ecuatoriana, en la cuenta del Helm Bank Bravo recibió depósitos por unos $ 13,3 millones, algunos de ellos relacionados con contratistas de la repotenciación de la Refinería de Esmeralda.

Junto con Bravo también fue condenado el exministro de Hidrocarburos Carlos Pareja Yannuzzelli. A este último Bravo le regaló una compañía en Panamá llamada Capaya y en la que se depositaron más de $ 200.000. (I)