NOTICIAS

Publicidad

Mauricio Torres, virtual contralor general del Estado, durante una entrevista con EL UNIVERSO, el 6 de octubre de 2023, sobre el concurso para designar a la máxima autoridad de la Contraloría. Foto: Alfredo Cárdenas.

Publicidad

Actualizado el 

Luego de seis años de inestabilidad, la Contraloría General del Estado (CGE) volverá a tener a un titular designado mediante un proceso de selección, el cual demoró cerca de un año envuelto de cuestionamientos, pugnas políticas e interrupciones por dos acciones de protección.

El ganador del concurso y virtual contralor es Xavier Mauricio Torres Maldonado, quien alcanzó el puntaje más alto (91 sobre 100) en el concurso de méritos y la prueba escrita. Falta que el pleno del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS) lo designe oficialmente en el cargo y que la Asamblea Nacional lo posesione en estos días.

La nueva autoridad estará al frente de la CGE durante los próximos seis años. Su gestión tendrá el reto de superar con éxito el lastre de la estropeada reputación que arrastra la Contraloría, debido a que el excontralor Carlos Pólit y el excontralor subrogante Pablo Celi fueron sentenciados en los casos Odebrecht y Las Torres, respectivamente, por desvanecer millonarias glosas que perjudicaban a contratistas del Estado y entidades públicas.

Publicidad

Mauricio Torres reemplazará al actual contralor subrogante, Carlos Riofrío, quien está en funciones prorrogadas y cumplía el periodo para el que originalmente fue reelegido en 2017 Carlos Pólit, el cual culminó en marzo de 2022.

Carlos Pólit Faggioni fue contralor general del Estado entre febrero del 2007 y junio del 2017. Actualmente se encuentra en Estados Unidos, donde enfrenta procesos penales.

Desde la renuncia de Pólit, en junio de 2017, mientras la Asamblea Nacional lo enjuiciaba políticamente, la Contraloría tuvo tres contralores subrogantes:

  • Pablo Celi, quien asumió funciones en 2017 a pesar de que Pólit nombró en su lugar a Sabett Chamoun. Se mantuvo en el puesto por decisión del Consejo de Participación Ciudadana transitorio y debía completar el periodo de Pólit. Renunció en julio de 2021, mientras estaba recluido en la cárcel 4 de Quito, por la investigación del caso Las Torres.
  • Valentina Zárate, nombrada en abril de 2021, por encargo de Celi (ya que pidió licencia de 60 días por enfermedad). A los dos meses, en junio, Zárate se desvinculó de la Contraloría voluntariamente.
  • Carlos Riofrío, designado por Celi desde la prisión, en junio de 2021. Ha estado en funciones prorrogadas por alrededor de 18 meses, porque el anterior CPCCS no concretó el proceso para nombrar al contralor definitivo en marzo de 2022.
En 2019, el Consejo de Participación Ciudadana de transición ratificó en el cargo de contralor subrogante a Pablo Celi, que debía completar el periodo de Carlos Pólit (2017-2022). Foto: Archivo/EL UNIVERSO.

Transformar a la Contraloría es la meta de Torres

Mauricio Torres, de 52 años, es ingeniero comercial, abogado, Ph. D. en Administración Pública y máster en Ciencias Internacionales.

Publicidad

Fue funcionario del extinto Congreso Nacional en el 2000 y hasta el 2007. Ingresó a la Contraloría como técnico entre el 2008 y 2013; experto de investigaciones entre el 2013 y 2019 y docente universitario.

Actualmente se desempeña como coordinador general del gestión de conocimiento en la Fiscalía General del Estado (FGE), cargo que ocupa en comisión de servicios.

Publicidad

Además, fue electo tercer vocal suplente del Consejo Nacional Electoral (CNE) del concurso público que realizó el Consejo de Participación Ciudadana de transición.

En entrevista con EL UNIVERSO, el 6 de octubre, Mauricio Torres dijo que se postuló al concurso de contralor por sus estudiantes, que no pertenecía a ninguna organización política.

“Yo participé más por mis estudiantes, ya no quería participar porque a veces hay malas experiencias. No soy afiliado a ningún partido político”, aseguró.

En el mismo espacio anticipó lo que haría en caso de resultar ganador. “Vamos a cambiar el sistema de control (...) y transformar totalmente la Contraloría”, sentenció.

Publicidad

Para ello, dijo, se reforzará el control interno, ya que muchas instituciones no ejecutan sus presupuestos por “miedo” a la Contraloría; así que funcionarios de la CGE acompañarán y asesorarán a los servidores de las entidades “para que hagan un buen proceso”.

Con miras a transparentar los actos de la Contraloría y convertirla en un “referente regional y mundial”, el enfoque será “cambiar los procesos” e implementar un gobierno abierto.

Ofreció instaurar una auditoría forense posterior a los hallazgos de responsabilidad penal que tengan los informes.

Carlos Riofrío, contralor subrogante, lleva alrededor de 18 meses en funciones prorrogadas, ya que su periodo terminó en marzo de 2022. Foto: Archivo/EL UNIVERSO. Foto: El Universo

Los retos que afrontará el nuevo contralor

A criterio de Valentina Zárate, para levantar la mala reputación del máximo órgano de control el centro de todo está en lograr efectividad.

No se trata únicamente de modificar normas, sino que el trabajo del nuevo titular podría empezar con una evaluación interna que arroje luz sobre las grietas existentes y de ahí implementar soluciones.

“Se podrían hacer estudios empíricos para ver dónde está fallando la institución, cuáles son los nudos críticos, en dónde se tiene que atacar el problema... porque si solamente vamos a hacer una reforma, con un enfoque normativo, meramente legal, quizás las cosas no vayan a cambiar”, comentó Zárate.

La excontralora subrogante dijo que, por su experiencia en la CGE, otro aspecto en el que se debe enfocar el nuevo titular es en la cultura organizacional, ya que algunos funcionarios auditores piensan que si sus informes no tienen algún hallazgo con responsabilidades, su informe no es bueno. Eso lo que provoca es que la institución gaste recursos en procesos legales que luego no son sostenibles.

“Muchas veces se establecen responsabilidades que son mínimas, cuyo resarcimiento, recuperación, costaría diez veces lo que está establecido en el informe”, observó.

En cuanto a la prioridad de las auditorías, Zárate opinó que es importante respetar la planificación anual de la agenda de control, sin desatender los casos que surjan inesperadamente, producto de la coyuntura política, y ameriten ser revisados.

Valentina Zárate renunció el 21 de junio del 2021 al cargo de subcontralora general del Estado. Fue funcionaria de carrera en la institución. Foto tomada de su cuenta de Twitter @ValentinaZM_

Desde la Comisión Nacional Anticorrupción (CNA), su coordinador, Germán Rodas Chaves, coincidió en la necesidad de iniciar con una auditoría técnica para sanear casa adentro a la CGE.

“Se han consolidado núcleos que cumplen una actividad deleznable, son aquellos que borran glosas, que acomodan los asuntos de los informes. La autoridad que sea designada que entre con el propósito de sanear casa adentro la existencia de mafias organizadas desde hace más de diez años, que han consolidado un negocio para hacer del control una forma de chantaje a aquellos que son intervenidos, conforme manda la ley, para no mirar la realidad y también en un manejo político para hacer control e informes en atención a los tiempos o las necesidades políticas”, reprochó el vocero de la Comisión.

Puertas afuera, Rodas Chaves hizo un listado de las tareas apremiantes que tiene por delante la Contraloría en su misión por vigilar el buen manejo de los recursos públicos.

La punta de lanza es actuar sobre todo aquello que ha significado el manejo de las empresas públicas, que han sido escenario de irregularidades y anomalías. La venta de medicinas, insumos médicos y la última adquisición de ambulancias es otro frente, indicó.

“Esta revisión, tanto la de salud como la de petróleo o energía, para poner ejemplos, tiene que ser hecha con una mirada hacia atrás, no solo del último periodo (de Gobierno)”, sino a las últimas administraciones, precisó, ya que existen funcionarios involucrados en actos reñidos con la ley que por años se mantienen en cargos dentro de las instituciones.

Adicionalmente, los ojos de la Contraloría deben estar puestos en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). “El IESS está siendo llevado a una situación muy difícil, pero en el interior hay una estructura mafiosa”, remarcó Germán Rodas Chaves. (I)


Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad