La decisión de crear una nueva reserva marina de 60.000 kilómetros cuadrados en las islas Galápagos, anunciada el pasado 1 de noviembre por el presidente Guillermo Lasso, ha sido celebrada por organizaciones ambientales y gobiernos de todo el mundo.

El anuncio se realizó en el marco de la COP26. Lasso explicó que la creación de esta zona será el “mayor canje de deuda por conservación hecho en el mundo”.

¿Dónde estará ubicada la nueva reserva?

La nueva reserva marina en las islas Encantadas se sumaría a los 138.000 kilómetros cuadrados de sus aguas que ya están protegidas actualmente y donde el 95 % de las especies registradas son únicas en el mundo. Es decir, un total de 198.000 kilómetros cuadrados estarán protegidos.

La nueva reserva contará con 30.000 kilómetros de zona de no producción pesquera que se ubica sobre la cordillera de los Cocos y 30.000 kilómetros de no palangre ubicada a la continuación de la reserva marina en el noroeste y también servirá como “laboratorio viviente” para el desarrollo de las investigaciones científicas.

Publicidad

¿Había otra propuesta inicial?

Varias organizaciones, entre ellas Más Galápagos y el Frente Insular, y científicos como Alex Hearn habían propuesto, desde la administración de Lenín Moreno, que la nueva reserva tenga una extensión de 445.951 kilómetros cuadrados compuesta de cuatro zonas de ordenamiento pesquero. Esta propuesta había generado críticas desde el sector pesquero industrial.

Luego de conversaciones, encabezadas por el ministro del Ambiente, Gustavo Manrique, se acordaron los 60.000 kilómetros cuadrados, indicó Lasso.

“Si bien no hemos logrado el objetivo planteado originalmente, consideramos que esto ha sido un gran primer paso que ha dado el Gobierno ecuatoriano para proteger nuestra riqueza ictiológica”, indica Eliecer Cruz de Más Galápagos.

Los pescadores industriales no se han pronunciado sobre esta nueva reserva. EL UNIVERSO solicitó una entrevista con algún representante de la Cámara Nacional de Pesquería y se nos indicó que el encuentro se daría la próxima semana.

¿A cuánto ascendería el canje de deuda por conservación para la nueva área marina en Galápagos?

Esta zona tendría una arquitectura financiera basada en la recompra de bonos de deuda ecuatoriana por parte de tres grandes entidades internacionales, los cuales serían canjeados por bonos azules. La operación sería de al menos $ 1.100 millones, según Roque Sevilla, presidente del Grupo Futuro y que apoyó el proyecto.

Sin embargo, Lasso dijo, en una entrevista con BBC, que el valor nominal sería cerca de $300 millones, que con el tiempo se convertirán en un fondo a perpetuidad. De esta manera, sería la más grande operación de canje de deuda en la historia del Ecuador.

Publicidad

Fundación Pew, la Corporación para el Desarrollo de EE. UU. y el Banco Holandés de Desarrollo participarán en este financiamiento. Así, la estructura financiera arrojaría unos $ 14 millones anuales para la protección ad infinitum.

El dinero se invertirá en obras de infraestructura básica al menos en las tres principales islas del archipiélago de Galápagos con proyectos de agua potable y alcantarillado a las principales islas, y también para el patrullaje del área protegida, aseguró Lasso.

Además, se analiza la creación de un fideicomiso cuyo beneficiario sea el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica para que disponga de lo recaudado.

¿Es la primera vez que Ecuador canjea deuda para conservar áreas naturales?

No. En 1987, Fundación Natura logró el primer canje de deuda por naturaleza, por un monto de $ 10 millones. Lo recaudado fue destinado a la protección de las áreas naturales del Ecuador.

Entre 2005 y 2020 se concretó el canje de deuda con España por $ 52 millones de inversión pública para Ecuador para talento humano, fortalecimiento científico, educación básica en la primera etapa, reconstrucción y equipamiento de hospitales que habían sido afectados en el terremoto del 2016 y en las escuelas del milenio.

En 2007, el expresidente Rafael Correa anunció también una propuesta ambiental que planteaba dejar el petróleo en tierra en el Yasuní ITT. Sin embargo, aunque levantaron $ 1.600 millones, la propuesta no llegó a buen término, pues Correa rechazó sus condiciones.

¿Por qué extender la protección sobre la cordillera de los Cocos?

Alex Hearn y su equipo de biólogos ubicaron transmisores a ciertos peces, entre otras especies marinas, y lograron determinar que estas especies recorren la cordillera marina que está entre la isla de Cocos (Costa Rica) y el norte de Galápagos. Por lo tanto, era necesario hacer esta ampliación creando una especie de vía de protección de estos animales cuyo comportamiento es migratorio.

Algunas de las especies monitoreadas fueron:

  • Tiburones ballena
  • Tiburones martillo
  • Mantarrayas
  • Tortugas verdes
  • Albatros de Galápagos

En la zona de Galápagos se estima que hay más de 30 especies marinas que están en peligro de extinción o son vulnerables.

¿Por qué se dice que la ampliación de la Reserva Marina de Galápagos formaría parte del área protegida más grande del mundo?

Porque Guillermo Lasso, en el marco de la COP26, también firmó un acuerdo con sus pares de Colombia, Panamá y Costa Rica en el que se comprometieron a la conservación y manejo de los ecosistemas comprendidos en el Corredor Marino del Pacífico Este Tropical.

Guillermo Lasso, en el marco de la COP26, también firmó un acuerdo con sus pares de Colombia, Panamá y Costa Rica en el que se comprometieron a la conservación y manejo de los ecosistemas comprendidos en el Corredor Marino del Pacífico Este Tropical. Foto: Cortesía Ministerio del Ambiente

Este acuerdo amplía la protección medioambiental sobre algunas de las regiones que se consideran más ricas en biodiversidad del mundo como la isla del Coco, en Costa Rica; Galápagos, en Ecuador; Malpelo, en Colombia, y Coiba, en Panamá.

¿Cuál es el principal desafío al expandir la Reserva Marina de Galápagos?

Lograr una total protección. Desde su creación, en 1998, los diferentes gobiernos de Ecuador han tenido dificultades económicas y logísticas para monitorear por completo esta reserva. Los recursos para equipamiento siempre han escaseado y las Fuerzas Armadas, en reiteradas ocasiones, han aceptado que es complejo lograr un monitoreo al 100 %.

Lasso prometió que de lo recaudado con la nueva ampliación también se destinarán recursos “para adquirir la tecnología necesaria” que permita proteger la reserva.

La presión a la reserva de Galápagos es constante, tanto de las flotas pesqueras internacionales como de las nacionales que se ubican al límite de esta zona para capturar a las especies.

Barcos internacionales han sido capturados pescando dentro de la reserva. Por ejemplo, en 2017, fue interceptado el barco de bandera china Fu Yuan Yu Leng 999.

En el barco se encontraron 12 especies de tiburón: 9 consideradas “vulnerables” o de “mayor riesgo” y 8 están incluidas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites). De las 12 especies de tiburón encontradas, 11 se pueden hallar dentro de la Reserva Marina de Galápagos. (I)