¿Cuál es la gasolina que debe utilizar mi automotor? ¿Conviene o no utilizar un combustible de mejor calidad? ¿Cómo leer las recomendaciones del fabricante? Son varias de las preguntas que más se hacen en estos días los consumidores, a propósito que acaba de entrar en el mercado (con un proyecto piloto) la nueva gasolina ecoplús 89 (89 octanos), más amigable con el ambiente pues posee mayor octanaje que la gasolina regular (ecopaís o la extra, ambas de 85 octanos) y también por poseer menos azufre que las regulares.

El tipo de combustible que debe utilizar un vehículo depende del año y de la tecnología del motor; mientras más antiguo podría soportar gasolinas de menor octanaje; pero si es más nuevo la exigencia es de un combustible de mejor calidad. Varios usuarios contaron lo que encontraron al verificar la puerta donde se ubica el tanque de gasolina. Algunos pueden recibir desde 87 octanos o más, pasando por 91 o más, hasta 93 octanos o más.

La ruta de la ecoplús 89: estas son las direcciones de las gasolineras que venden esta nueva gasolina

Verificar la puerta del tanque de gasolina

Para saberlo con certeza, lo primero que debe hacer un consumidor es mirar en la parte posterior de la puerta donde se carga el combustible del vehículo. Ahí normalmente los fabricantes ponen qué tipo de combustible se requiere. Si la información no estuviera en este sitio, también se la puede encontrar en el manual del vehículo.

Publicidad

Carolina Peñafiel, por ejemplo, quien tiene un vehículo del 2022, con un motor turbo de alta compresión, encontró que su fabricante le indica que debe usar gasolina RON 91 o AKI 87. En la etiqueta también se puede leer E5 E10. Ella asegura que aunque en el concesionario le dijeron que debía poner súper, tras algunos meses de utilizar súper, ya no pudo seguir costeando el precio y se cambió a ecopaís, aunque le pone un aditivo para evitar el cascabeleo.

Varios vehículos indican en su información técnica que el combustible a utilizar debe ser de 91 o más octanos. Foto: Patricia Sandoval

Entre tanto, Patricio Berrezueta, dueño de un vehículo 2018 de 1.500 c. c., verificó que en recomendaciones de su vehículo se puede leer que se utilice gasolina 91 RON sin plomo. Es decir, debe utilizar un combustible de 91 octanos o más. Patricio cuenta que aún se mantiene con la gasolina súper, aunque esta tiene un precio bastante alto. Prefiere pagar más, tanto para cuidar el motor como para de alguna manera contribuir con menores emisiones de carbono.

De acuerdo con Carlos Salazar, miembro de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe), es muy importante tomar en cuenta las recomendaciones de los fabricantes de vehículos y no solo sobre el combustible, sino también sobre los lubricantes, llantas, baterías, bandas, entre otros.

Publicidad

¿Medida RON o AKI?

Además, explica que en algunos carros viene la mención AKI (Anti Knock Index), que es otra modalidad para medir la calidad de los combustibles y que se utiliza especialmente en EE. UU. Expresa que en el caso de AKI 87 equivale a más de 91 octanos.

En el caso del auto del 2022 se lee: E5 E10 y eso que significa que puede recibir combustibles con etanol de entre 5 % y 10 %. Salazar opina que si bien la gasolina ecoplús 89 tiene un 8 % de etanol, que estaría dentro del rango, el octanaje no sería el adecuado.

Publicidad

En el segundo caso, sobre el vehículo del 2018, sostiene que es correcto seguir con la gasolina súper, y que afortunadamente el plomo ya ha sido erradicado de las gasolinas por ser cancerígeno. Sin embargo, lamenta que la calidad de las gasolinas en el Ecuador sea mala y tenga alto contenido de azufre, que también es un elemento cancerígeno. La norma euro 5 exige azufre de máximo 10 partes por millón (ppm), pero la de Ecuador en el caso de la ecoplús 89 sería de hasta 200 ppm. Aunque este porcentaje es menor al que tienen las gasolinas regulares que podrían llegar hasta 650 ppm.

Los vehiculos más antiguos pueden recibir gasolina de menor octanaje. En el ejemplo, la información indica que debe utilizar gasolina de 87 octanos o más. Foto: Patricia Sandoval

Un tercer ejemplo es el de Marcela Riofrío, con un auto con motor de 1.600 c. c. del 2010. Ella se cambió hace al menos tres años al combustible regular de 85 octanos. Recuerda que su decisión la tomó cuando se liberalizó el precio de la súper. En estos días al comprobar qué combustible recomienda su fabricante se sorprendió al constatar que el fabricante le indica que utilice una gasolina de 87 octanos o más. Es decir, la gasolina extra (85 octanos) que utiliza no es la mejor para su vehículo. En su caso, la gasolina ecoplús 89 sí le vendría bien, porque sería de un octanaje mayor.

Mientras que otro usuario que tiene un vehículo del 2016 se percató al abrir el área para recargar combustible que el fabricante le indica que debe utilizar gasolina no menor a 93 octanos, es decir que no existe en el país pues la de mayor octanaje actualmente es la súper de 92 octanos.

Este 25 de agosto del 2022 se lanzó al mercado la nueva gasolina ecoplús 89 en tres provincias del país: Guayas, Esmeraldas y Los Ríos y en los próximos días se conocerá la recepción del público de la nueva gasolina. Aunque no tiene tan alto octanaje, es mayor al octanaje de la gasolina regular.

Publicidad

A mediados de octubre se espera que llegue al país una gasolina de 95 octanos que reemplazará a la actual súper de 92 octanos, se trata de la súper prémium 95. De acuerdo con la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), así como a varios técnicos, esta gasolina que ya no sería mezclada con las gasolinas que se producen en la Refinería de Esmeraldas, sí tendría una calidad que ayudaría a proteger a los motores de los vehículos.

El mayor problema es que tanto la ecoplús 89 como la súper prémium 95 tienen precios liberados y por tanto son más caras. El tema del precio es clave para los consumidores ecuatorianos, a la hora de decidir qué combustible consumir.

El Gobierno ha ratificado que las gasolinas extra y ecopaís de 85 octanos que tienen precio congelado y son subsidiadas se mantendrán. (I)